Tax Justice Network y cómo encarar la verificación de la información sobre el beneficiario final

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Tax Justice Network con sede en el Reino Unido publicó hace unos días el informe “Beneficial ownership verification: ensuring the truthfulness and accuracy of registered ownership information” (Verificación de la propiedad beneficiaria: garantizar la veracidad y exactitud de la información de propiedad registrada) que apunta a la raíz del crimen financiero: el anonimato fabricado a través de capas de vehículos legales opacos, como compañías y fideicomisos.

Beneficial ownership verification: ensuring the truthfulness and accuracy of registered ownership information

Si bien muchos países, especialmente en la Unión Europea, han hecho grandes avances al exigir a las empresas y otros vehículos legales que registren a sus “beneficiarios reales” (las personas que en última instancia controlan y se benefician de los vehículos legales), la verificación de esta información sigue siendo un enorme reto. ¿Cuál es el sentido de exigir a una empresa que identifique y declare a sus beneficiarios reales si no se puede evitar que se mienta?

La propuesta principal de este documento es el uso de bases de datos públicas y gubernamentales interconectadas para garantizar que la información registrada sea válida y coherente: el nombre declarado y la fecha de nacimiento de un accionista deben coincidir con cualquier registro que el gobierno tenga sobre la persona; la dirección comercial de una empresa debe ser un lugar real que pueda encontrar en Google Maps y no debe referirse a un parque o un lago; el director activo que figura en el registro debería estar vivo.

Verificar la validez de la información es el primer paso. El segundo paso es verificar si la información es legítima. Una empresa puede registrar a una persona real como su director en lugar de una persona fallecida, pero eso no significa que la compañía no esté mintiendo sobre quién es su verdadero beneficiario real. Para abordar este riesgo, el documento de Tax Justice Network propone la aplicación de análisis avanzados de big data para identificar las señales de alerta, de manera similar a la analítica aplicada por los bancos y las tarjetas de crédito para prevenir el fraude en línea.

El nuevo documento de Tax Justice Network sugiere propuestas para llevar la lucha contra los flujos financieros ilícitos al siglo XXI.

Estos análisis avanzados podrían ser entrenados para encontrar patrones indicativos de que la información registrada no es confiable. Por ejemplo, cuando una empresa multimillonaria registra como su beneficiario final a una persona que no tiene ingresos declarados, no tiene una cuenta bancaria y ha vivido durante décadas en la misma dirección ubicada en un vecindario empobrecido, el sistema de TI aumentaría el riesgo. De manera similar, cuando una compañía está emitiendo facturas por millones de dólares a su oficina comercial, pero la compañía no tiene empleados y su oficina no realiza ningún consumo de electricidad, el sistema emitiría una señal de alerta. Se notificaría a las autoridades pertinentes de estas señales de alerta para que examine los casos sospechosos. Una investigación más a fondo puede revelar que la compañía que había registrado a un director sin cuenta bancaria como su director estaba explotando a una persona para que figurara como su director principal. La compañía con la oficina comercial vacía puede terminar siendo una compañía fantasma o shell company.

El documento también se centra en todos los datos que deben recopilarse en primer lugar. Un país puede tener el mejor sistema informático para realizar análisis, pero si no hay suficientes datos para analizar, los resultados carecerán de valor. El documento describe todos los vehículos legales, de acuerdo al criterio de Tax Justice Network, que deben estar sujetos al registro de los beneficiarios reales, la información que debe registrarse de cada accionista, el propietario beneficiario y el director, y los incentivos correctos para usar para ayudar a garantizar que la información se mantenga actualizada.

Este informe también trata de repensar los registros comerciales y su papel en la economía y la lucha contra los flujos financieros ilícitos. Los registros comerciales hacen magia. Dan vida (“personalidad jurídica”) a una entidad al permitir que una idea abstracta (una “empresa”) posea activos, abra cuentas bancarias y realice negocios como si fuera una persona real.

Los registros comerciales son tan vitales para la economía, y para los delitos financieros, que deben dejar de ser considerados como antiguos almacenes que imprimen certificados de incorporación a pedido.

El hecho de que las disposiciones ALD por lo general consideren que la información con la que cuentan los registros comerciales sea tan poco confiable que las instituciones financieras no puedan descansar solo en ellas cuando realizan sus procesos de diligencia debida habla por sí solo. En su lugar, Tax Justice Network propone que los registros comerciales se conviertan en bases de datos dinámicas que deben ser consultadas en tiempo real por bancos, notarios, proveedores de servicios corporativos o corredores antes de que realicen cualquier transacción con una empresa. Cualquier apertura de una cuenta, la firma de un contrato o la compra de una casa debe depender de que la compañía relevante aún se encuentre en la lista de “activa” en el registro comercial. Esto no sucedería si la compañía no presentara una declaración anual o tratara de registrar la información que no es válida (por ejemplo, una dirección no existente).

Según el propio Tax Justice Network, las propuestas mencionadas en este documento no podrán prevenir todos los delitos posibles, pero darían a las autoridades mucho más poder para usar la tecnología a su favor.