Los países enfrentan una creciente exposición al lavado de dinero, ya que muchos gobiernos descuidan el cumplimiento, según informe de Basilea

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Cada vez más países están mostrando mayores riesgos de exposición al lavado de dinero, según una clasificación anual de países que evalúan sus riesgos de lavado de dinero. El Basel Institute on Governance –Instituto de Gobernanza de Basilea—, que lanzó la séptima edición de su Índice ALD de Basilea el mes pasado, dijo que 83 países, o aproximadamente dos tercios de los que figuran en el índice, tienen una puntuación de riesgo superior a 5.0 y, por lo tanto, están clasificados como que tienen un riesgo significativo de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Las puntuaciones altas, basadas en una escala de 10 puntos, indican que un país es más vulnerable al lavado de dinero. Según el estudio, más del 40% de los países tienen calificaciones más altas que en 2017. El aspecto más preocupante del informe, según el instituto, es que los países no están haciendo cumplir las leyes que tienen para combatir el lavado de dinero.

El índice modificó su enfoque sobre los datos faltantes este año, lo que resultó en la eliminación de 17 países de la clasificación. Entre los que no se clasificaron en 2018 se encuentra Irán, que encabezó el índice en los cuatro años anteriores.

Tayikistán fue el principal país en riesgo de lavado de dinero este año, según el índice, seguido por Mozambique, Afganistán, Laos y Guinea Bissau. Los países de menor riesgo, según el índice, son Finlandia, Estonia, Lituania, Nueva Zelanda y Macedonia. Para leer más sobre el índice AML, haga clic aquí.