MoneyGram paga US$125 millones por incumplimiento ALD tras un acuerdo con el gobierno de EE.UU.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

MoneyGram International Inc., la empresa global de servicios monetarios con sede en Texas, acordó extender su acuerdo de enjuiciamiento diferido (DPA por sus siglas en inglés) y pagar US$125 millones debido a debilidades significativas en su programa ALD y antifraude que resultó en el incumplimiento del previo acuerdo de procesamiento diferido de 2012 de MoneyGram. Además del pago pecuniario y la extensión del acuerdo de procesamiento diferido, la compañía debe mejorar sus programas antifraude y de cumplimiento de ALD.

El 9 de noviembre de 2012, se presentó una acusación contra MoneyGram por el hecho de no haber mantenido un programa de ALD efectivo y por haber ayudado e incitado el fraude electrónico. El gobierno acordó diferir el procesamiento de la acusación durante cinco años siempre que MoneyGram cumpliera con el DPA. La enmienda de esta semana al acuerdo ampliará el plazo del DPA por 30 meses.

De acuerdo con la moción conjunta presentada para extender y enmendar el DPA, MoneyGram incumplió el DPA de 2012. Durante el curso del DPA, MoneyGram experimentó debilidades significativas en su programa de ALD y antifraude, no dio a conocer de manera adecuada esas debilidades al gobierno y no completó todos los compromisos de cumplimiento exigidos por el DPA. Como resultado de sus fallas, MoneyGram procesó al menos US$125 millones en transacciones adicionales fraudulentas entre abril de 2015 y octubre de 2016.

Como resultado de la violación, EE.UU. pidió extender todos los términos del DPA y enmendar y robustecer los requerimientos de cumplimiento de MoneyGram de conformidad con el DPA. Además, MoneyGram acordó pagar (forfeit) US$125 millones, que EE.UU. busca devolver a las víctimas de fraude a través del Programa de Compensación de Víctimas del Departamento de Justicia. Bajo los términos de la extensión, el gobierno acordó continuar aplazando el procesamiento por un período de 30 meses, después de lo cual el gobierno buscará desestimar los cargos si MoneyGram cumple con el acuerdo.

Según los documentos de 2012, MoneyGram estuvo involucrado en esquemas de fraude al consumidor perpetrados por agentes corruptos de la compañía y otros. En las estafas de fraude, donde ancianos y otros grupos vulnerables eran el blanco, los delincuentes contactaban a las víctimas en Estados Unidos y se hacían pasar por familiares de las víctimas que necesitaban dinero urgentemente, prometían grandes premios en efectivo o les ofrecían productos por Internet a precios con enorme descuento. Los delincuentes les exigían a las víctimas que enviaran fondos a través del sistema de transferencia de dinero de MoneyGram.

Como parte de la enmienda y la extensión del DPA, MoneyGram ha aceptado obligaciones adicionales de cumplimiento, incluida la creación de políticas y procedimientos:

  • para impedir que ciertos defraudadores –receptores y remitentes—utilicen el sistema de transferencia de dinero de MoneyGram dentro de los dos días de haber recibido una queja que identifique a esas personas;
  • para exigir que individuos de todo el mundo proporcionen una identificación emitida por el gobierno para enviar o recibir transferencias de dinero;
  • para monitorear todas las transferencias de dinero que se originen en Estados Unidos con su programa antifraude; y
  • para terminar y/o disciplinar a los agentes que procesan un alto volumen de transacciones relacionadas con defraudadores

En un caso relacionado, MoneyGram acordó resolver las acusaciones de desacato presentadas por la Federal Trade Commission (FTC) alegando que MoneyGram violó una orden de 2009 con la FTC. La FTC alega que MoneyGram no implementó el programa integral de prevención de fraude exigido por la orden de 2009, que requiere que la compañía investigue, restrinja, suspenda y cese rápidamente a los agentes de alto fraude. Según la FTC, MoneyGram fue consciente durante años de los altos niveles de fraude y actividades sospechosas que involucran a ciertos agentes, incluidas algunas grandes cadenas, pero no realizó las revisiones requeridas ni suspendió o finalizó la relación con los agentes, como lo exige la orden de 2009.

El U.S. Postal Inspection Service (USPIS) y la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Medio de Pennsylvania han estado investigando y procesando esquemas de fraude al consumidor utilizando el sistema de transferencia de dinero de MoneyGram desde 2007. Hasta la fecha, la Oficina del Fiscal del Estado del Distrito Medio de Pennsylvania ha acusado a 37 agentes de MoneyGram de lavado de dinero o conspiración para el lavado de dinero y violaciones relacionadas con el fraude. Veintiocho de los acusados han sido condenados.