Legisladores del Reino Unido proponen una “escisión estructural” de las cuatro grandes firmas contables

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Legisladores del Reino Unido pidieron una revisión del sector de auditoría del país esta semana a medida que la industria enfrenta un escrutinio intenso luego de varios colapsos corporativos de alto perfil, publica un artículo del Wall Street Journal esta semana.

El Business, Energy and Industrial Strategy Committee –Comité de Negocios, Energía y Estrategia Industrial—propuso dividir las unidades de negocios de auditoría y consultoría de las cuatro grandes firmas contables en entidades legales separadas para que el trabajo de auditoría ya no esté subsidiado por el otro negocio de las firmas, un movimiento dirigido a abordar los conflictos de interés.

La sugerencia va más allá de las propuestas previas del regulador de competencia del Reino Unido., la Autoridad de Competencia y Mercados, para obligar a KPMG, Ernst & Young, PricewaterhouseCoopers y Deloitte  a separar las operaciones de sus actividades de auditoría de las otras actividades.

El informe de esta semana también recomendó imponer un límite a la cantidad de compañías que cotizan en bolsa que una empresa puede auditar, probando el uso de auditorías conjuntas y haciendo que las compañías cambien de auditor con más frecuencia, publica el WSJ. Según las propuestas, las compañías tendrían que cambiar de auditor cada siete años y no se les permitiría asignar a su antiguo auditor para trabajos que no sean de auditoría durante los primeros tres años después del cambio.

El informe también sugiere ampliar el alcance de las auditorías para que los auditores se centren más en los posibles riesgos futuros.

“El dominio de las Cuatro Grandes ha fomentado un mercado precario que excluye a la competencia y ofrece auditorías en las que los inversionistas y el público no pueden confiar”, dijo Rachel Reeves, presidenta del Comité BEIS, en un comunicado.

Las cuatro firmas representaron el 99% de las auditorías de las empresas que figuran en el índice FTSE 100 en 2016 y 2017, y el 97% de las auditorías de empresas en el FTSE 350, señala el comité.

Se espera que la CMA emita un informe final al gobierno dentro de unas semanas. El informe podría incluir la legislación propuesta y podría impulsar la acción del gobierno del Reino Unido.

Las cuatro firmas contables acogieron con satisfacción la idea de ampliar el alcance de las auditorías, pero rechazaron la propuesta de dividir sus negocios, según el artículo del WSJ.

“Esto irá en detrimento de la calidad de la auditoría y podría dañar materialmente la posición competitiva del Reino Unido como un mercado de capital líder”, dijo Stephen Griggs, socio gerente del negocio de auditoría del Reino Unido de Deloitte en un comunicado. Deloitte audita a 27 firmas en el FTSE 100 y 88 en el FTSE 350, dijo una portavoz.

PwC, otra firma de las Cuatro Grandes, dijo que dividir las firmas contables reduciría la calidad de la auditoría, aumentaría los costos y causaría interrupciones en los negocios.

“Estamos de acuerdo en que las firmas de auditoría y el regulador deben centrarse en aumentar la confianza en la auditoría y la consistencia de la calidad de la auditoría”, dijo Hemione Hudson, jefe de aseguramiento de PwC en el Reino Unido, en una declaración.

Un portavoz de KPMG dijo al periódico que “la confianza en la auditoría requiere una reparación urgente”. La compañía, en octubre, dejó de realizar trabajos no relacionados con la auditoría para las empresas del FTSE 350 que ya audita, y espera que la mayoría de los proyectos existentes finalicen para fines de este año.

KPMG, que audita a 29 empresas en el FTSE 100, aprobó las cuentas de la empresa de construcción y subcontratación de Estados Unidos Carillion PLC menos de un año antes de que la empresa ingresara en administración en 2018.

Mazars, una de las firmas de auditoría más pequeñas, respaldó la sugerencia de exigir auditorías conjuntas. En la práctica, “representa la forma más efectiva de capitalización de mercado segmentada según lo propuesto por el Comité Selecto de BEIS”, dijo David Herbinet, líder global de auditoría de la compañía, en una declaración.

Algunos críticos dijeron que las nuevas propuestas pueden no necesariamente mejorar el estándar de las auditorías. Las auditorías conjuntas podrían crear brechas en la supervisión que la administración de una empresa podría explotar, dijo Fiona Czerniawska, directora general de Source Global Research, una firma de investigación.

“Si queremos mejores auditorías, deberíamos considerar el rol de la gerencia y no solo enfocarnos en el lado de la oferta, de los auditores”, dijo Czerniawska.

Además, las nuevas propuestas no tienen en cuenta los impactos que la automatización y la inteligencia artificial pueden tener en la industria de la auditoría, agregó.

El gobierno ha tratado de mejorar la reputación del sector de auditoría y contabilidad del Reino Unido a medida que el país se prepara para abandonar la Unión Europea. La industria en 2017 representó £ 8,900 millones (US$ 12.000 millones) de ingresos tributarios en el Reino Unido y contribuyó con £ 59.000 millones al producto interno bruto de Gran Bretaña, según un estudio de Oxford Economics Ltd. publicado en noviembre, señala el artículo del WSJ.