La nueva agencia contra el delito financiero del Reino Unido coordina con bancos para congelar cerca de 100 cuentas

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El recién creado Centro Nacional de Delitos Económicos (NECC o National Economic Crime Centre) del Reino Unido coordinó con las instituciones financieras en un intento por congelar 95 cuentas bancarias que contienen aproximadamente 3,6 millones de libras, cuentas asociadas principalmente con estudiantes extranjeros.

Los estudiantes vinculados a las cuentas “pueden desconocer que operar una cuenta bancaria de esta manera es potencialmente ilegal”, según la Agencia Nacional de Delitos del Reino Unido, y agrega que un banco descubrió el esquema durante los controles de monitoreo contra el lavado de dinero.

Debido a que muchas cuentas mostraron una actividad aberrante por encima de los medios económicos de muchos de los estudiantes titulares de cuentas, el NECC cree que los grupos delictivos organizados podrían haber apuntado específicamente a los estudiantes por varias razones, entre ellas, que pueden no entender cómo se utilizan las cuentas y algunos bancos clasificarían tales relaciones como de menor riesgo.

El siguiente paso consiste en que las autoridades envíen solicitudes de congelación de cuentas a los tribunales de magistrados para evitar que los fondos se transfieran durante la investigación, con el objetivo final de confiscar los activos si se descubre que están vinculados a actividades ilícitas.

El NECC señaló que sin la sólida cooperación de los bancos, la iniciativa no podría haberse realizado.

“Un banco adoptó una posición pionera para cooperar en forma incondicional desde el principio”, según el NECC. “Esto dio lugar a la identificación de la gran cantidad de cuentas sospechosas”, que permitirá a los agentes de varias agencias de investigación del Reino Unido solicitar simultáneamente órdenes en seis tribunales de todo el país.

Lo que está impulsando la tendencia es que algunos estudiantes internacionales “están en mayor riesgo debido a la estructura del sistema bancario en su país de origen”, según los investigadores.

“Cuando un país aplica controles y límites a las transacciones personales de divisas, los delincuentes intentarán eludir esos controles aprovechando las rutas legítimas para enviar dinero al extranjero”.

Las metodologías asociadas con el lavado de dinero identificadas en las cuentas congeladas, en las que se recibieron fondos, incluyen:

  • Pagos en efectivo directamente a las cuentas desde Dispositivos de Servicios Automatizados (ASD);
  • Pagos en efectivo directamente a la cuenta, ya sea por ASD o de otra manera, que muestran un patrón de características que se sabe están asociadas con las técnicas de lavado de dinero.
  • Por ejemplo, depósitos en efectivo pequeños y frecuentes para evitar el escrutinio por parte del banco y de las agencias de aplicación de la ley, que se describiría como “pitufeo”;
  • En esta operación, transferencias internacionales desde China se declararon como apoyo financiero a un estudiante extranjero pero luego fueron utilizadas por delincuentes para actividades no relacionadas con el estudiante y;
  • Los fondos enviados a las cuentas se utilizaron para comprar bienes que se exportaron a China sin ninguna conexión entre la parte que ordenó los bienes y la fuente de los fondos en la cuenta.

Una mayor cooperación público-privada está en el centro de muchas de las investigaciones de delitos financieros más exitosas en EE. UU., Reino Unido y otros países. EE. UU. tiene una iniciativa similar, denominada Bank Secrecy Act Advisory Group (BSAAG) o Grupo de Asesoramiento de la Ley de Secreto Bancario.

Pero lo que es un cambio sano en el Reino Unido es que la iniciativa fue encabezada y descubierta, no por parte de la policía, sino por un banco informado y altamente capacitado. Tal propensión puede resultar en la identificación más rápida y completa de delitos financieros en varias cuentas y, en este caso, en múltiples bancos.