Investigadores federales cancelan un “banco en la sombra” que ayudó ilegalmente a mover cientos de millones de dólares para criptocambistas, evitando las reglas ALD

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Fiscales federales presentaron cargos contra dos personas por actuar como un “banco en la sombra” que, según los investigadores, ayudaron a procesar cientos de millones de dólares de transacciones para cambistas de criptomonedas, esquivando las reglas normativas de cumplimiento ALD/CFT.

En documentos judiciales, la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York acusó a Reginald Fowler, de Arizona, de 60 años, de fraude bancario y de operar como un negocio de transferencia de dinero sin licencia, y también presentó cargos de fraude bancario contra una mujer israelí, Ravid Yosef.

Los dos “trabajaron para varias compañías relacionadas que prestaban servicios bancarios en moneda fiduciaria a varios intercambios de criptomonedas… mintiendo a los bancos para abrir cuentas bancarias que se utilizaron para recibir depósitos de personas que compran criptomonedas”.

La pareja “falsificó instrucciones de pago electrónico para ocultar la verdadera naturaleza de un voluminoso negocio de intercambio de criptomonedas”, según los fiscales federales.

La pareja “manejó un banco en la sombra que procesó cientos de millones de dólares de transacciones no reguladas en nombre de numerosos intercambios de criptomonedas”, dijo el abogado estadounidense Geoffrey Berman en un comunicado.

Al parecer, su organización “esquivó los controles ALD/CTF obligatorios para las instituciones autorizadas para garantizar que el sistema financiero de Estados Unidos no se utilice con fines delictivos, y lo hicieron a través de mentiras y engaños”.

Los investigadores también afirman que aunque uno de los negocios de intercambio contaba con los procesos del conocimiento del cliente (KYC) contra el lavado de dinero, estos no se extendieron a las operaciones en las que Fowler y Yosef estaban involucrados.

Si bien el intercambio “anunciaba que proveía los servicios de “conocimiento del cliente” y de verificación ALD requeridos, esto era falso con respecto a los servicios de banca en la sombra proporcionados por la pareja”, según documentos judiciales.

Seguramente se tomarán más medidas como esta, ya que una gran cantidad de agencias gubernamentales están siguiendo agresivamente los flujos financieros ilícitos, particularmente cuando se cruzan con mundos virtuales.

Agencias como DOJ, Investigaciones Criminales del IRS y varios grupos de trabajo conjuntos han tomado como una prioridad ver qué intercambios de criptomonedas están moviendo valores, dónde están tocando el sector bancario formal y cómo esas empresas están revisando las transacciones y consultando y evaluando a los clientes.

Obviamente, debido a las limitaciones de recursos, estos grupos no encontrarán todas las operaciones involucradas en esquemas como el descrito aquí, pero cuando los fondos comiencen a llegar a los millones, decenas de millones o cientos de millones de dólares, se espera que esto comience a llamar la atención de los investigadores federales.

De manera similar, muchos bancos pequeños, medianos y grandes han sido preparados para hacer más preguntas a sus clientes en un intento por descubrir cuándo los individuos y las compañías están actuando como intercambios de divisas pseudo virtuales.

Por lo tanto, aunque no está claro en esta situación particular, los investigadores pudieron haber recibido una alerta sobre este esquema por parte de oficiales ALD/CFT bancarios que notaron la actividad sospechosa o les generó dudas lo que la pareja presentó, lo que podría haber llevado a un reporte de operación sospechosa con un término candente: criptocambista sin licencia.