EE.UU. presenta una demanda de US$100 millones contra BTC-e, y un supuesto operador ruso sospechoso de lavar miles de millones

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Los fiscales federales de EE.UU. presentaron una demanda civil en un tribunal federal contra el cambista digital BTC-e, también conocido como Canton Business Corporation, y uno de sus principales propietarios y operadores Alexander Vinnik, en un intento por hacer cumplir una sanción previa por infracciones de cumplimiento de delitos financieros.

BTC-e es un cambista de moneda digital constituido como una corporación bajo las leyes de Chipre y / o las Islas Seychelles. Operaba en Bulgaria, las Islas Seychelles y otras jurisdicciones, incluyendo California, y permitía a sus usuarios comprar y vender bitcoins y otras monedas digitales de forma anónima a través de su dominio web, btc-e.com.

Vinnik, ciudadano ruso, ocupó una posición de liderazgo dentro de BTC-e, controló múltiples cuentas de BTC-e utilizadas para procesar transacciones de BTC-e, y participó en la dirección y supervisión de las operaciones y finanzas de BTC-e.

La demanda civil publicada hace unos días alega que Vinnik operaba varias cuentas de BTC-e, incluidas algunas vinculadas a robos de otras casas de cambio virtuales como Mt. Gox. Actualmente, Vinnik está preso en Grecia y es blanco de una solicitud de extradición al Distrito Norte de California en relación con los cargos penales presentados en este distrito.

El 26 de julio de 2017, FinCEN impuso sanciones monetarias contra BTC-e y Vinnik por violar la Ley de Secreto Bancario. FinCEN impuso multas por US$ 12 millones contra Vinnick y casi US$ 90 millones contra BTC-e por violaciones de la BSA. La demanda civil busca hacer cumplir las sanciones monetarias emitidas por FinCEN.

En julio de 2017, el Departamento del Tesoro de EE.UU. multó a uno de los cambistas de divisas virtuales más grandes del mundo con US$ 110 millones por respaldar sitios ilegales dentro de la dark web o del mercado oscuro, asesorar a delincuentes sobre cómo acceder y lavar dinero de los ransomware y eludir sus obligaciones de cumplimiento de delitos financieros.

FinCEN, la UIF de EE.UU., penalizó a BTC-e, conocida como Canton Business Corporation, por una serie de acciones, que incluyen ser la plataforma elegida para sitios de red oscura que venden drogas y otros servicios ilícitos, facilitando los pagos por ataques de ransomware y transfiriendo fondos robado de otras casas de cambio virtuales.

La medida en ese momento fue la primera que FinCEN tomó contra un intercambio extranjero de criptomonedas y la segunda contra un intercambio nacional de moneda virtual.

Se había convertido en un centro de lo peor de lo peor en internet—desde facilitador de operaciones de narcotraficantes hasta ladrones de identidad, políticos corruptos y hackers. A medida que los investigadores vieron el hilo conductor en varios esquemas criminales, todos los caminos condujeron a BTC-e.

En total, desde 2011, BTC-e ha atendido a aproximadamente 700.000 clientes en todo el mundo y está asociado con las direcciones de billetera de Bitcoin que han recibido más de 9.4 millones de bitcoins, cuyo precio actual es de aproximadamente US$ 11.000.

Con una medida de tan alto perfil, no es de extrañar que FinCEN se asocie con el Departamento de Justicia y utilice los poderes federales y civiles para hacer cumplir las multas y demostrar que EE. UU. no permitirá que el lavado y el incumplimiento de las normas ALD queden impunes en los mundos real y virtual.