Combatir el crimen financiero con IA: cómo las soluciones cognitivas están cambiando la forma en que las instituciones gestionan el cumplimiento ALD, el fraude y más…

Facebooktwitterredditlinkedinmail

En este documento del gigante tecnológico IBM, los analistas ofrecen información sobre varias tendencias clave relevantes para los profesionales de cumplimiento que sopesan el uso de la tecnología para mejorar los resultados.

El documento detalla cómo la inteligencia artificial puede ayudar a combatir una amplia gama de fraudes, descubrir conexiones a flujos financieros ilícitos y seguir de mejor manera las cambiantes regulaciones globales y los vectores de amenazas relacionados con las áreas críticas como el ALD/CFT, sanciones y corrupción.

El documento también apunta que las instituciones deben ser un aliado de las agencias de aplicación de ley a la vez que cumplen e incluso superan las expectativas de reguladores cada vez más exigentes, un grupo que en los últimos años no le ha temblado el pulso para aplicar sanciones récord, valoradas en los miles de millones en dólares, por fallas en los programas ALD/CFT.

Los puntos destacados del documento técnico:

Los desafíos de fraude y cumplimiento están llegando a un punto crítico

Los reguladores y las instituciones financieras están cambiando sus puntos de vista sobre la inteligencia artificial (IA)

Principales casos de uso de IA de delitos financieros

Punto de vista de IBM: las instituciones financieras están ganando valor desde el punto de vista cognitivo

Lista de verificación para el viaje de IA

Próximos pasos: ¿Por qué actuar en IA ahora?

A continuación un fragmento del documento:

Crecen los desafíos por incidentes de delitos financieros y sanciones

Si la frecuencia de los incidentes de delitos financieros de alto perfil y la cantidad de pérdidas y sanciones regulatorias son un indicativo, las instituciones financieras de todo el mundo están lidiando con amenazas sistémicas cuando se trata de delitos financieros.

Desde el fraude y el lavado de dinero hasta el uso de información privilegiada, estos delitos pueden tener un impacto significativo no solo en las organizaciones, sino también en las personas y las economías.

Contrariamente a la creencia popular de que los gobiernos están en un período de desregulación, las sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el brazo principal de sanciones del país, han aumentado drásticamente. Solo en los primeros cinco meses de 2019, las sanciones han sido más altas que en los últimos cuatro años combinados, con aproximadamente US$1.228 millones frente a US$812 millones.

En 2017, se predijo que las multas por actividades indebidas superarían los US$400.000 millones para el año 2020. Sin embargo, con incidentes recientes importantes, como el escándalo de lavado de dinero de Troika, esa estimación puede aumentar.

Las sanciones económicas se han utilizado como armas políticas desde la antigüedad. Hoy, Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y otras economías desarrolladas utilizan cada vez más sanciones para apoyar sus políticas.

Sin embargo, el régimen de sanciones puede alimentar la demanda de mercados negros, lo que a su vez incrementa el riesgo de multas severas para las instituciones financieras que son blanco de delincuentes que mueven fondos ilícitos.

Las listas de personas sancionadas son extensas y están creciendo rápidamente. La lista actual de EE.UU. Solo tiene más de 1.200 páginas. Estos aumentos significan que las empresas necesitan fortalecer y actualizar continuamente sus procesos y controles de debida diligencia KYC.