Noruega multa al banco Santander con US$ 1 millón por falencias ALD/CFT

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La Autoridad de Supervisión Financiera de Noruega (Finanstilsynet) ordenó al banco español Santander pagar una multa de nueve millones de coronas (US$1 millón) por violaciones a las leyes contra el lavado de dinero del país, señaló la FSA esta semana, continuando con un mayor enfoque en el cumplimiento en la región tras una ola reciente de escándalos financieros.

La multa se impuso por violaciones encontradas en Santander Consumer Bank en Noruega, dijo el regulador en una carta fechada el 28 de junio y publicada en su sitio web esta semana.

Un fallo en el sistema de monitoreo electrónico del banco derivado de la fusión de sistemas heredados y nuevos significó que alrededor de 1.6 millones de transacciones, que afectaron a alrededor de 300.000 clientes, no fueron controladas por lavado de dinero entre el octubre de 2014 y diciembre de 2018, según la carta.

Una vez resuelto el problema, agregó, Santander verificó de nuevo todas las transacciones que no se habían verificado en el período y no encontró ninguna violación para ser reportada.

La medida se produce a medida que la FSA aumenta su enfoque en los problemas de ALD/CFT, luego de multar a una subsidiaria del banco noruego DNB por no cumplir con las regulaciones antilavado.

La semana pasada, el regulador sancionó a DNB Naeringsmegling, un agente de corretaje de bienes raíces para propiedades comerciales, con una multa de 30,000 coronas noruegas (unos US$ 3,500) por no establecer rutinas de control ni capacitar adecuadamente a los empleados.

Otros seis corredores de bienes raíces también fueron multados luego de las inspecciones que tuvieron lugar a fines de 2018, dijo la FSA.

El mes pasado, la FSA creó una unidad especial para investigar el cumplimiento de ALD de los bancos en forma más certera, donde el regulador se muestra más dispuesto a imponer una mayor cantidad de multas y más altas.

Noruega se ha salvado de los escándalos de lavado de dinero que sacuden las regiones nórdica y báltica con Danske Bank y Swedbank vinculados a cientos de miles de millones de fondos sospechosos.

Pero está claro que no quiere verse arrastrado al desorden regional, y los reguladores en los últimos meses han estado presionando severamente por el lado de cumplimiento y ahora comienzan a imponer una gran cantidad de sanciones.