Gran preocupación por Libra y Calibra: Facebook necesitará mostrar controles estrictos si pretende seguir avanzando

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos publicó hace unos días una carta a los ejecutivos de Facebook solicitando una “moratoria sobre cualquier movimiento con relación a Libra” (la criptomoneda propuesta por Facebook), porque, entre otras cosas, podría proporcionar una plataforma sub-regulada o no regulada donde se lleven a cabo actividades ilegales y lavado de dinero.

La carta señala que, si bien Facebook ha publicado el reporte sobre estos proyectos, la escasa información proporcionada sobre la intención, los roles, el uso potencial y la seguridad de Libra y Calibra pone en evidencia la gigantesca escala de los riesgos y la falta de protecciones regulatorias claras. “Si productos y servicios como estos son regulados en forma incorrecta y sin la supervisión suficiente, podrían presentar riesgos sistémicos que ponen en peligro a los Estados Unidos y la estabilidad financiera mundial”, apunta la carta.

Estas vulnerabilidades pueden ser explotadas por delincuentes, como han sido manipulados otras criptomonedas, cambistas y billeteras electrónicas en el pasado. De hecho, los reguladores de todo el mundo ya han expresado preocupaciones similares, lo que ilustra la necesidad de una supervisión robusta.

Según la carta, los inversores y consumidores que realizan transacciones en Libra pueden estar expuestos a graves problemas de privacidad y seguridad nacional, riesgos de seguridad cibernética y riesgos comerciales. Aquellos que usan la billetera digital de Facebook, que puede llegar a almacenar billones de dólares sin seguro de depósito, también pueden convertirse en blancos de ataques de piratas informáticos. Por ejemplo, en los tres primeros trimestres de 2018, los hackers robaron casi US$1.000 millones de cambistas de criptomonedas. El sistema también podría proporcionar una plataforma poco regulada para actividades ilícitas y de lavado de dinero.

Estos riesgos son aún más evidentes a la luz del pasado problemático de Facebook, donde no siempre mantuvo segura la información de sus usuarios. Por ejemplo, Cambridge Analytica, una firma de consultoría política contratada por la campaña Trump 2016, tuvo acceso a más de 50 millones de datos privados de usuarios de Facebook que fueron utilizados para influir en el comportamiento de los votantes.

Como resultado, Facebook podría pagar multas de hasta US$ 5.000 millones a la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés), y continuar cumpliendo una orden de consentimiento de la FTC por engañar a los consumidores y no proteger la privacidad de los datos de los consumidores. Solo en el primer trimestre de 2019 Facebook eliminó más de 2.200 millones de cuentas falsas, incluidas aquellas que muestran propaganda terrorista y discursos de odio. También ha sido demandado recientemente tanto por grupos de derechos civiles como por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos por violar las leyes de vivienda justa en su plataforma de publicidad y a través de sus algoritmos de publicación de anuncios, apunta la carta del Comité de Servicios Financieros.

Un informe llamado Athar Project, publicado después del reporte Libra y de la carta del Congreso de EE.UU., se titula “El mercado negro de antigüedades de Facebook: tráfico, terrorismo y crímenes de guerra”, y describe las características actuales de Facebook como un “conjunto de herramientas de tráfico”. El resumen ejecutivo comienza con: “El rápido crecimiento de Facebook y la falta de mecanismos internos de vigilancia en la última década han ayudado a que la plataforma se convierta en un mercado negro digital donde los usuarios compran y venden productos, incluidas antigüedades ilícitas, de algunas de las naciones más conflictivas del mundo… Facebook es la plataforma perfecta para un mercado negro que opera en ventanilla única”.

Utilizando información de las comunicaciones de Facebook Group complementadas con información humana, el proyecto Athar proporciona un pantallazo del tráfico de antigüedades en Siria y en toda la región de Oriente Medio y África del Norte. El Proyecto Athar está actualmente monitoreando 95 grupos de Facebook en idioma árabe que participan en el comercio de antigüedades ilícitas, señala el informe.

El estudio de caso de Siria examina cuatro de los 95 grupos de Facebook actualmente monitoreados por el Proyecto Athar. Los cuatro grupos seleccionados tienen ubicaciones en Siria y los datos recopilados abarcan desde la fecha de creación de cada grupo hasta el 31 de diciembre de 2018.