La UE anuncia un plan para crear un cuerpo de vigilancia de ALD más sólido, fortalecer los poderes de investigación y una UIF para todo el bloque

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Las autoridades europeas acordaron esta semana una serie de cambios para reforzar las defensas contra los delitos financieros, incluida una nueva agencia de investigación, un dedicado comité de vigilancia de cumplimiento y una unidad de inteligencia financiera para todo el bloque.

El Parlamento Europeo, después de un año de análisis y salpicado por varios escándalos de lavado de dinero de alto perfil que sacudieron a Europa y las regiones nórdicas y bálticas, votó abrumadoramente a favor de adoptar planes amplios para fortalecer la supervisión de los programas de cumplimiento ALD para bancos.

Como parte de la iniciativa, la UE planea mejorar la capacidad de investigación con una nueva fuerza de policía financiera de la UE y formar una unidad de inteligencia financiera (UIF) de la UE para analizar mejor la posible actividad ilícita que se produce en varios estados miembro, un modelo similar a FinCEN de EE.UU.

En la actualidad, muchos estados miembros de la UE tienen UIF individuales, pero algunas, como Alemania, han sido criticadas por ser ineficaces en términos de revisar adecuadamente el flujo masivo de datos entrantes o ser capaces de analizar informes de alto valor de sospecha, actividad criminal e incluso terrorista.

Los miembros del parlamento de la UE también criticaron la “falta de voluntad política de los estados miembro para abordar la evasión / elusión fiscal y los delitos financieros”, según un comunicado, que señala específicamente las regiones que han estado vinculadas a delitos fiscales y de lavado de dinero, incluida la censura:

Siete países de la UE (Bélgica, Chipre, Hungría, Irlanda, Luxemburgo, Malta y los Países Bajos), por mostrar rasgos de un paraíso fiscal y facilitar una planificación fiscal agresiva;

El uso continuo de los visados y pasaportes dorados (golden), que deberían eliminarse gradualmente, con los ofrecidos por Malta y Chipre señalados por su debida diligencia débil

Dinamarca, Finlandia, Irlanda y Suecia fueron criticados por oponerse al impuesto a los servicios digitales;

Varios bancos europeos por su participación en el escándalo ruso de lavado de dinero “Troika Laundromat”, como Danske Bank, Swedbank AB, Nordea Bank Abp, ING Groep NV, Credit Agricole SA, Deutsche Bank AG, KBC Group NV, Raiffeisen Bank International AG, ABN Amro Group NV, Cooperatieve Rabobank UA y la filial holandesa de Turkiye Garanti Bankasi A.S;

Paralelamente, los legisladores pidieron la creación de un organismo fiscal global que debería establecerse dentro de la ONU.

Dando un guiño a las muchas filtraciones y escándalos financieros, como los Panama y Paradise Papers y, más recientemente, las contribuciones para descubrir los escándalos de Danske y Swedbank, la UE también concluyó que “los denunciantes y los periodistas de investigación deben contar con mejor protección” y se creará un fondo de la UE para ayudar a los periodistas de investigación.

“Los estados miembros no están haciendo lo suficiente y en la UE, el Consejo es claramente el eslabón más débil”, dijo el presidente del comité especial sobre delitos financieros, evasión fiscal y elusión fiscal, Petr Ježek (ALDE, CZ). “Sin voluntad política, no puede haber progreso. Los europeos merecen algo mejor”.

La UE claramente está sintiendo las repercusiones de los diversos escándalos de lavado de dinero que han afectado a regiones que hasta ahora habían permanecido fuera del radar ALD.

Estas medias pueden ser necesarias para reducir los vacíos y brechas de delitos financieros que pueden permitir a los grupos criminales saltar de un estado miembro a otro sin que una autoridad central pueda juntar las piezas lo suficientemente rápido.

Las medidas buscan mejorar todas las áreas del proceso de recopilación, cumplimiento e investigación de inteligencia. Cuando se implementen estas mejoras, los bancos en los estados miembros podrían ser más agresivos para capturar la inteligencia y centrarse en los matices ALD.

De lo contrario, los reguladores de los estados miembros sentirán más presión para identificar y penalizar a los bancos recalcitrantes porque tienen un organismo de fiscalización de la UE que mirará por encima de sus hombros. De manera similar, las UIF en los distintos países miembro podrían sentir más responsabilidad para mejorar el análisis de los países, ya que pueden tener que reportar esos hallazgos a la nueva UIF de todo el bloque.