Fiscales estadounidenses acusan a contratista de PDVSA de corrupción y lavado de millones de dólares

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Fiscales estadounidenses acusaron a un empresario venezolano de pagar sobornos para obtener contratos inflados de filiales de la petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela (PDVSA), y de lavar millones de dólares obtenidos ilegalmente a través de bancos y propiedades en Estados Unidos, según medios periodísticos.

En una denuncia presentada el viernes pasado, fiscales federales del Distrito Sur de Florida alegaron que Leonardo Santilli recibió casi US$150 millones de empresas conjuntas en la Faja Petrolífera del Orinoco entre 2014 y 2017 en contratos para suministrar equipos, señala la agencia de noticias Reuters. En esas empresas PDVSA ostenta la mayoría accionaria.

“A lo largo de las investigaciones, los agentes policiales identificaron casi US$1.000 millones en pagos desde filiales de PDVSA a cuentas bancarias de varios contratistas venezolanos en el Sur de Florida”, declaró la acusación presentada el viernes según publica en un artículo el periódico Miami Herald.

Santilli intentó lavar las ganancias a través de cuentas bancarias de Florida, y las autoridades confiscaron en 2018 unos US$45 millones de sus fondos, dijeron los fiscales citados por Reuters, que agrega que los fiscales denunciaron que, en al menos tres casos, las empresas conjuntas pagaron a Santilli cuatro o cinco veces los precios del mercado por los bienes que entregó, según registros bancarios.

Según el artículo de Miami Herald, en una de las operaciones citadas en la acusación, Santilli obtuvo un contrato de US$9,3 millones de la filial de PDVSA Petropiar para adquirir diez equipos petroleros conocidos como hawkjaw que el acusado adquirió pagando solo US$2,5 millones.

“Las compañías del acusado le cobraron a Petropiar casi cuatro veces el precio básico. Los investigadores contactaron al fabricante que suministra los hawkjaws y la compañía indició que ellos habrían suministrado los equipos directamente a PDVSA”, agregó el documento según el periódico de Miami.

El acusado tiene dos compañías en Estados Unidos, SGO Group Corp y A&M Support Group Inc. La primera tiene como dirección una oficina virtual ubicada en Weston y la segunda una vivienda en el sur de Miami. En Venezuela, el acusado controla las compañías Constructora Cosaco Co. y PLD Inversiones C.A.

La fiscalía también detalló millones de dólares en sobornos que Santilli supuestamente pagó a los funcionarios de las empresas mixtas para ganar los contratos, citando correos electrónicos, registros bancarios y entrevistas con testigos confidenciales, incluidos algunos empleados de PDVSA que reconocieron haber recibido sobornos.

Los investigadores dijeron que las distintas operaciones de corrupción con las filiales de PDVSA por lo general muestran el mismo patrón, señala el artículo de Miami Herald. Comienzan con la autorización proveniente de funcionarios corruptos para la adquisición de contratos inflados, con precios que en ocasiones representan un sobreprecio de cuatro o cinco veces el valor del bien a ser adquirido, seguido por el pago de sobornos a funcionarios corruptos de PDVSA.

El empresario tendría contactos con la alta gerencia de PDVSA o con altos funcionarios del gobierno o de las fuerzas armadas de Venezuela, con quienes también habría compartid las ganancias de las operaciones. Los sobornos a funcionarios corruptos son realizados a través de compañías fantasmas o testaferros con la intención de esconder la naturaleza de las operaciones.