FinCEN: el sector de valores no comparte información al mismo nivel de los bancos y las redes sociales con criptoactivos necesitan un fuerte programa ALD/CFT

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Un alto funcionario de la UIF de EE.UU. declaró que el sector de valores en general no comparte información sobre potenciales amenazas con la misma rigurosidad que los bancos, y agregó que las compañías de redes sociales que elaboran criptomonedas deben elaborar fuertes medidas de cumplimiento.

Esos son dos de los puntos clave presentados por Jamal El-Hindi, Director Adjunto de la Red de Cumplimiento de Delitos Financieros del Tesoro de los Estados Unidos (FinCEN), el administrador de las reglas contra el lavado de dinero del país, en la XX Conferencia Antilavado de Dinero (AML) y Delitos Financieros de la at the Securities Industry and Financial Markets Association’s (SIFMA).

El-Hindi destacó que un porcentaje mucho menor de empresas comerciales se aprovecha de los poderes y puertos seguros de la Sección 314 (b) de la Ley USA Patriot que permite que ciertas instituciones financieras compartan información de individuos posiblemente vinculados a actividades de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo y de otros delitos fuentes, incluido el fraude. También está claro que FinCEN está preocupado por una de las áreas más turbias del sector de valores: las cuentas ómnibus.

Dependiendo de las estructuras a veces atenuadas en el campo de la correduría de bolsa, ciertas cuentas pueden tener puntos ciegos. Por ejemplo, las cuentas ómnibus permiten «transacciones gestionadas de más de una persona y permiten el anonimato de las personas en la cuenta».

Además, FinCEN, aunque no nombra a ninguna compañía, es consciente de los esfuerzos de los gigantes de las redes sociales, como Facebook, para crear sus propias criptomonedas y el potencial de los delincuentes para recurrir a una nueva tecnología que podría mover dinero rápida, fácil e internacionalmente, y a cantidades tan bajas que ni siquiera captarían una mirada cautelosa de los equipos de cumplimiento.

La oficina también ha trabajado estrechamente con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), para crear requisitos más estrictos para que las empresas criptográficas identifiquen, revisen y califiquen a los usuarios, y creen un mecanismo para compartir esa información con intercambios relacionados e incluso conexiones bancarias físicas en el mundo real, apodado por la industria como la «Regla de viaje» criptográfica.

Las áreas destacadas por El-Hindi dan una idea de los puntos focales de cumplimiento normativo por venir y las vulnerabilidades actuales que están siendo explotadas por actores ilícitos.

Algunos de los puntos más relevantes de El-Hindi.

Intercambio de información entre compañías de corretaje

La complejidad de las transacciones y relaciones presentan un desafío para la transparencia.

Y cuando hablamos sobre el concepto de «conocer al cliente», tenemos que reconocer que la cultura de cualquier industria altamente competitiva puede desalentar el intercambio de información del cliente – con el propósito de prevenir el lavado de dinero u otro delitos financieros—, cuando el resultado podría ser perder un cliente ante un competidor.

Creo que esta dinámica continúa haciendo que el sector de valores siga siendo un desafío desde una perspectiva regulatoria ALD/CFT.

Actualmente, alrededor del 40% de las instituciones que reciben depósitos están registradas para participar en el intercambio de información entre empresas a través del programa 314 (b). En comparación, solo el 14% de todas las entidades del sector de valores que son elegibles para registrarse en este importante mecanismo de intercambio de información lo han hecho.

Aquí está mi pregunta para ustedes: ¿Esta tasa de registro más baja refleja una cultura que teme más el intercambio de información en su entorno competitivo?

Tenemos la esperanza de que en un momento en que todos reconozcamos la importancia de compartir información de manera adecuada, sus negocios trabajarán para compartir más información entre ellos, ya sea bilateralmente o bajo 314 (b), para erradicar la actividad ilícita, al mismo tiempo que se descubre cómo proteger la información que se comparte para que no sea utilizada para robar a los clientes.

Intercambio de información con reguladores, investigadores

FinCEN siempre ha promovido dicha coordinación y continúa haciéndolo. Esto es particularmente importante dado que las iniciativas de aplicación de ley y el mayor cumplimiento en una parte del sector financiero pueden dar lugar a la migración de actividades ilícitas a otros sectores.

Hemos visto como actividad ilícita ha migrado del sector bancario a los mercados de capitales y viceversa.

Solo a través de la coordinación entre agencias sobre estos temas, cada regulador puede hacer todo lo posible para asesorar y supervisar a sus integrantes.

Recientemente, el personal de FinCEN, la SEC y FINRA se reunió con personal del regulador bancario para analizar la posible migración de actividades ilícitas específicas al sector bancario como resultado de un mayor escrutinio por parte de los reguladores de valores con respecto a los corredores extranjeros que intentan utilizar cuentas ómnibus con fines ilícitos.

Es un ejemplo del tipo de conciencia y enfoque necesario para mantenerse al día con las diversas formas nuevas en que los actores ilícitos intentan abusar del sistema financiero.

Obligaciones ALD para operaciones Cripto

Permítanme aprovechar esta oportunidad para enfatizar que los actores que trabajan en estos nuevos sistemas para mover valores están sujetos a los mismos principios y requisitos ALD/CFT que otras instituciones financieras. Las redes sociales y las plataformas de mensajería y otras que ahora se centran en el establecimiento de criptomonedas no pueden hacer la vista gorda ante las transacciones ilícitas que pueden estar fomentando.

Como hemos dicho en otras ocasiones, en la medida en que el sector financiero elija avanzar con las oportunidades que presentan algunos de estos sistemas emergentes, no vamos a permitir que retroceda en las protecciones y la transparencia que colectivamente hemos trabajado tan duro en lograr.

Juzgaremos a las instituciones financieras emergentes sobre si hace de sus sistemas resilientes al lavado de dinero y si reportan lavado de dinero, financiación del terrorismo, evasión de sanciones, tráfico de personas y narcotráfico y otras actividades ilícitas.

Ya sea a través de las normas y orientaciones existentes o normas y orientaciones futuras, regularemos este espacio de acuerdo con los principios existentes que subyacen al régimen BSA / AML.

La industria tendrá que desarrollar sus nuevos productos y servicios para garantizar la transparencia adecuada para la aplicación de la ley y la seguridad nacional. Y donde eso no sucede, tenemos la capacidad de proteger nuestro sistema financiero.

FinCEN está bajo una intensa presión para descubrir y abordar mejor las brechas en las defensas generales del país norteamericano, y de esta manera hacer extensible al resto del mundo.

Esto incluye áreas de regulaciones ALD/CFT, intercambio de información pública y privada, recopilación de inteligencia y apoyo de investigaciones policiales, una de las tareas clave de FinCEN en la gestión de la base de datos donde residen todas las actividades sospechosas y los informes de transacciones de divisas.

Sin embargo, FinCEN también debe trabajar con otros reguladores e investigadores federales en sectores financieros clave, como el sector de títulos-valores, un área que durante la última década ha sido afectada por distinto estafadores.