Actualización para examinadores ALD/CFT: ¿está cambiando EE.UU. de un programa de cumplimiento “efectivo” a uno “adecuado”?

Facebooktwitterredditlinkedinmail
  • En la última edición del manual de examen de cumplimiento de delitos financieros para las agencias de EE.UU., algunos profesionales ALD/CFT ven un cambio entre lo que significaba el impulso global para crear programas «efectivos» para algo más básico como conformarse con programas simplemente «adecuados».
  • Lo que dice el manual de examen ALD/CFT de FFIEC tiene una gran importancia, ya que es la biblia definitiva de la industria por la cual se juzgan los programas de cumplimiento, qué acciones formales se toman e incluso la posibilidad de grandes sanciones si se encuentran graves fallas.
  • La actualización 2020 no cubre todas las páginas de la versión de 2014, pero agrega 43 páginas detalladas que cubren algunas de las áreas de examen «básicas» y «clave», incluida la evaluación de riesgos, programa ALD/CFT en general, formando conclusiones y finalizando el examen.
  • Sin embargo, el manual actualizado, aunque es una gran mezcla, tiene una línea que podría hacer alegrar a más de un equipo de cumplimiento: «Las debilidades menores, deficiencias y violaciones técnicas por sí solas no son indicativas de un inadecuado programa de cumplimiento ALD/CFT».

Por Brian Monroe
bmonroe@acfcs.org
20 de abril de 2020

En la última edición del manual de examen de cumplimiento de delitos financieros para las agencias de EE.UU., algunos profesionales ALD/CFT ven un cambio entre lo que significaba el impulso global para crear programas «efectivos» para algo más básico como conformarse con programas simplemente «adecuados».

Esa es solo una de las conclusiones principales de la última actualización del Manual de Examen de la Ley de Secreto Bancario / BSA / AML del Consejo de Examen de Instituciones Financieras Federales (FFIEC), un documento ampliamente examinado y consultado por todo el arco de funcionarios y actores del sector financiero que se hizo público la semana pasada

Los cambios que se realicen al manual del examinador serán puntos clave para los reguladores y examinadores. Para leer el manual del examen AML 2014, haga clic aquí.

En general, el manual del examen es una mezcla para los profesionales, ya que agudiza y aclara algunas expectativas relacionadas con la clasificación de riesgos de los clientes, el monitoreo y las pruebas de transacciones y la medición de la efectividad general del programa, pero aún deja algunos puntos fundamentales ALD/CFT, incluidas algunas métricas muy necesarias en relación con la revisión independiente, también llamada auditoría, innecesariamente vagas.

El manual también hace un uso mucho más liberal de la palabra «adecuado» en términos de expectativas de examen para las cinco puntas del programa, en lugar de usar el término «efectivo» como en versiones en el pasado.

Eso plantea la pregunta: con el GAFI, el Grupo Wolfsberg y otros organismos de control, regulación y formulación de políticas líderes presionando hacia un estándar de «efectividad» para el cumplimiento de ALD/CFT, ¿está EE. UU. retrocediendo a un simple «adecuado» en su último manual de examen?

Algunos dicen que la respuesta es sí.

«Creo que, lamentablemente, están trabajando para reducir las expectativas», dijo Sarah Beth Felix, fundadora y presidenta de Palmera Consulting.

«Como se puede ver, FinCEN no participó en la actualización», señala. “Literalmente van en dirección opuesta hacia donde se dirige el resto del mundo. Wolfsberg, GAFI, etc., todos han comenzado a centrarse en la efectividad y ahora estamos bajando los estándares para los examinadores y para que los examinadores estén de acuerdo con los estándares bancarios más bajos».

 

 

«Creo que [los reguladores] están trabajando para reducir las expectativas, desafortunadamente», en el último manual de examen ALD/CFT.

Sarah Beth Felix, founder, Palmera Consulting


Con el cambio en los estándares, la industria debe replantear algunas cuestiones

El FFIEC no actualizó el manual completo de más de 440 páginas de procedimientos «básicos» y «ampliados», sino que cambió partes clave del «pilar» en 43 páginas, que cubren «Alcance y planificación»; «Evaluación de riesgos BSA / AML»; «Evaluación del programa de cumplimiento BSA / AML»; y «Desarrollo de conclusiones y finalización del examen».

Algunos de los cambios, según el análisis realizado por algunas importantes profesionales en la industria, incluidos Jim Richards, Sarah Beth Felix y Dev Odedra, incluyen:

Estándar de efectividad versus adecuación: mientras que el manual de 2014 exige que los oficiales de AML creen un programa «efectivo» y «sólido», en muchos casos donde se usó la palabra «efectivo», el manual de 2020 ha cambiado la palabra a «adecuado».

Leer entre líneas: el manual de 2020 cambia la terminología que algunos consideraron confusa, pidiendo a los oficiales ALD/CFT que busquen riesgos de «lavado de dinero y financiamiento del terrorismo (LD / FT), en lugar de buscar, en el antiguo manual,» riesgos de BSA / ALD».

Calidad versus Calidad: el manual 2020, en un claro guiño a la frustración de las partes interesadas, agregó la palabra «cuantificar» al proceso de evaluación de riesgos, abriendo la puerta a sectores más fino de riesgo, particularmente para las áreas consideradas de mayor riesgo para el dinero lavado de dinero, como transferencias extranjeras y cuentas corresponsales.

Oficial de Cumplimiento: la edición 2020 le da más espacio a la figura de oficial de cumplimiento ALD/CFT, brindando indicadores más precisos de lo que un examinador debe revisar al evaluar la autoridad, los recursos y el conocimiento, dejando en claro a la junta directiva o consejo de administración que simplemente el nombramiento de un oficial de cumplimiento, sin el apoyo adecuado, no es suficiente.

Fuerza de negociación: el manual 2020 también parece abordar una de las mayores críticas a los exámenes en las últimas décadas: la muerte por mil recortes. En resumen, esa dinámica es donde los examinadores buscan todos los tropiezos de un banco perdiendo de vista lo que realmente hizo para combatir el crimen. Un estándar «adecuado» también podría dar a los oficiales ALD/CFT más influencia en la mesa de negociación cuando los examinadores encuentran fallas.

Para regocijo de la gente: la línea que probablemente hará que los oficiales ALD/CFT salten de alegría y les abra la puerta para hacer cambios en la innovación: “Las debilidades menores, deficiencias y violaciones técnicas por sí solas no son indicativas de un cumplimiento inadecuado del programa BSA / ALD y no debe comunicarse como tal «, según el manual actualizado.

«En las secciones de cuatro ‘pilares’ actualizadas en la versión 2020 del manual, las palabras ‘efectivo’ o ‘efectividad’ aparecen cuatro veces en 43 páginas. Esas palabras aparecieron 17 veces en la versión anterior de 2014», del manual del examen ALD.

Jim Richards, ex jefe ALD/CFT de Wells Fargo


En contramano, los organismos de control mundial hacen hincapié en el estándar de efectividad

La más reciente versión del manual del examen, publicado por primera vez en 2005 y que ha sido revisado y reeditado cuatro veces desde entonces, con la última edición completa publicada en noviembre de 2014, se publica en un momento difícil para los profesionales de delitos financieros, que se encuentran haciendo malabarismos entre las obligaciones de cumplimiento ALD/CFT y la lucha contra la pandemia mundial del COVID 19.

Sin embargo, la actualización no ofrece ninguna guía nueva sobre lo que los examinadores esperarán, o lo que los bancos deberían hacer, para equilibrar mejor los equipos de cumplimiento que se han dispersado mientras trabajaban desde los hogares –o que incluso han sido reducidos a medida que algunas instituciones participan en despidos generales como resultado de una economía en caída.

El FFIEC solo toca la pandemia tangencialmente, con una visión que intenta mitigar las críticas pasadas de que el manual, y realmente cualquier orientación ALD, son simplemente nuevas leyes y requisitos que se dejan caer sobre la industria sin pasar por procesos de revisión y reglamentación del Congreso.

«Las agencias son conscientes de la incertidumbre que enfrentan las instituciones financieras durante este tiempo sin precedentes», señala el FFIEC en un comunicado. «La actualización del manual, que apoya un trabajo personalizado de fiscalización por parte de los examinadores, ha estado en proceso durante un período prolongado y no debe interpretarse como nuevas instrucciones o como un enfoque nuevo o aumentado».

Si bien es probable que sea más fácil para un banco en dificultades elaborar un programa ALD/CFT «adecuado» durante la crisis del coronavirus, ese estándar va en contramano con el impulso global para centrarse más en la «efectividad» que en el cumplimiento técnico.