Unos US$30.000 millones de no residentes se habrían movido a través de Danske Estonia en un año, según FT

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Según el periódico Financial Times, una investigación independiente descubrió que se movieron hasta US$30.000 millones a través de la sucursal en Estonia del banco danés Danske Bank en solo un año desde Rusia y otros países de la ex Unión Soviética.

El periódico obtuvo un borrador del informe encargado por Danske Bank—que se vio involucrado en un escándalo de delitos financieros este año— y elaborado por los consultores Promontory Financial. Sus conclusiones plantean la pregunta de cuánto sabía realmente la gerencia del banco dada la gran cantidad de dinero que pasaba a través de la relativamente pequeña sucursal de Estonia, escribió el periódico.

Las transacciones en cuestión tuvieron lugar entre 2007 y 2015. En términos de las tenencias de la sucursal de Estonia, 2013 fue el año pico, cuando el banco mantuvo cerca de US$30.000 millones en activos de clientes extranjeros. El mismo año realizó unas 80.000 transacciones.

Financial Times cita a una fuente cercana a la investigación que afirma que dado el tamaño pequeño de la sucursal, dicha suma es “impactante”. Tales cantidades de dinero no podrían moverse sin que haya preguntas.

Danske Bank señaló en un correo electrónico a Reuters que no pudo verificar la información en el informe FT.

“El asunto es muy complejo, y no se puede sacar ninguna conclusión sobre la cantidad de clientes o transacciones sospechosas, o incluso el alcance del posible lavado de dinero, a partir de información individual extraída de contexto”, dijo el banco en el correo electrónico.

No todas las transacciones de la sucursal eran cuestionables. Pero es deber del banco asegurarse de cumplir con los requisitos del organismo de control financiero de que no está involucrado en el lavado de dinero, y que sus controles son lo suficientemente fuertes como para detectar dinero sucio.

El presidente del directorio de Danske, Ole Andresen, dijo que el banco se está tomando el asunto muy en serio, que fue una de las razones para que se realizara el nuevo informe: “Estamos dedicados a obtener una visión completa, y creo que es de interés de todos que las conclusiones se basen en hechos confirmados, no en fragmentos de información tomados fuera de contexto”.

Andresen agrega que están en la fase final de preparación del informe, pero que ya está claro que hay “grandes preguntas” relacionadas con las participaciones de la sucursal de Estonia en ese momento, y que son más grandes de lo que se suponía anteriormente.

Se suponía que unos US$3.900 millones de activos dudosos se movilizaron a través de la sucursal de Danske Bank durante un período de nueve años. El periódico danés Berlingske ha señalado que la suma real que se movió a través del banco fue mucho más alta y más probable que haya sido de unos US$8.300 millones. Danske eventualmente admitió que la suma final podría ser “varias veces” más alta.

La Autoridad de Supervisión Financiera de Dinamarca anunció en una declaración conjunta con la Autoridad Supervisora Financiera de Estonia que se decidió un procedimiento penal que será llevado a cabo por la policía y los fiscales para ahondar posibles violaciones en materia ALD/CFT.

El banquero noruego Thomas Borgen, actual CEO de Danske, fue el responsable de los negocios internacionales del banco entre 2009 y 2012, incluido el de la sucursal de Estonia. La evidencia disponible en este punto plantea la pregunta de si Borgen sabía o no de las sumas involucradas, y qué hizo para investigar.

Se espera que Danske Bank publique dos informes en septiembre, uno sobre los detalles de las transacciones dudosas en el caso y otro relativo a la supervisión.