rbs-logo-for-web_Standard

Siguiendo las pistas de la Investigación de sobre el lavado de millones en Rusia, las autoridades del Reino Unido apuntan a Royal Bank of Scotland

facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El Royal Bank of Scotland (RBS) divulgó el viernes pasado que está bajo investigación por parte de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido — Financial Conduct Authority –por sospechas de lavado de dinero “en relación con ciertos clientes”, con una operación estimada en más de US$ 100 millones vinculados a una gran red de lavado de dinero.

El anuncio sigue al análisis de The Guardian a principios de este año de los registros bancarios obtenidos por OCCRP y Novaya Gazeta, que encontró que RBS manejó 113,1 millones de dólares de fondos involucrados en el masivo esquema de lavado de dinero “Laundromat Russian”. OCCRP expuso la lavandería rusa en 2014, un vehículo financiero criminal que movió un total de 20.800 millones de dólares de Rusia entre enero de 2011 y octubre de 2014 utilizando una compleja red global de empresas y bancos.

El anuncio se produce tras el análisis de The Guardian a principios de este año sobre registros bancarios obtenidos por the Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y Novaya Gazeta, que encontró que RBS manejó US$113,1 millones de fondos involucrados en el masivo esquema de lavado de dinero “Russian Laundromat”. OCCRP expuso el gigantesco esquema ruso de lavado en 2014, un vehículo financiero criminal que sacó un total de US$20.800 millones de Rusia entre enero de 2011 y octubre de 2014 utilizando una compleja red global de empresas y bancos.

RBS dijo que está cooperando con la investigación y señaló que no es el único banco que lo hace. Refiriéndose al esquema de lavandería rusa, la declaración de RBS reconoció, “Al parecer algunos bancos europeos, incluyendo RBS y otras 16 instituciones financieras basadas en el Reino Unido y ciertos bancos estadounidenses, estuvieron involucrados en el procesamiento de ciertas transacciones asociadas con este esquema”.

Los bancos británicos y los bancos extranjeros con oficinas en Londres procesaron US$ 738.1 millones del dinero sucio identificado como parte del esquema de la lavandería, según el análisis de The Guardian. El monto que RBS manejó fue el segundo mayor después de HSBC, que procesó US$ 545,3 millones.