Nuevas sanciones contra individuos y empresas de Venezuela por formar parte de una red ilícita de cambio de divisas

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

En la misma semana del inicio del segundo mandato de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció un nuevo paquete de sanciones por una presunta trama de defraudación cambiaria que desvió miles de millones de dólares a personas relacionadas con el gobierno y medios del país sudamericano.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC) incluyó en su lista negra a siete individuos y varias compañías relacionadas con “un importante esquema de corrupción” diseñado para aprovechar las prácticas de cambio de moneda generando más de US$2.400 millones en operaciones ilícitas de cambio de divisas.

Las siete personas acusadas de beneficiarse del esquema de intercambio de divisas incluyen al millonario Raúl Gorrín Belisario, dueño del canal privado Globovisión, y la extesorera nacional de Venezuela, Claudia Patricia Díaz Guillén.

También incluyó el paquete de sanciones a una veintena de compañías entre las que se encuentra, además de Globovisión, la compañía de seguros La Vitalicia y Corpomedios GV Inversiones. El Departamento del Tesoro señala que para esconder la propiedad real de estos activos, los individuos sancionados utilizaron estas entidades y estructuras corporativas, por lo tanto fueron bloqueadas.

Gorrín Belisario presuntamente sobornó a los funcionarios del Tesoro venezolano para realizar operaciones cambiarias ilegales. La tesorera Díaz Guillén, actualmente bajo arresto domiciliario en España, supuestamente aceptó los sobornos de Gorrín, quien a cambio compró casas y yates para ella y su esposo, según la acusación.

El departamento señala que los individuos se enriquecieron al capitalizar transacciones en divisas favorables a través de casas de cambio, ocultando sus ganancias en cuentas bancarias e inversiones europeas y estadounidenses.

Con estas acciones todos los bienes de los sancionados que estén sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos serán bloqueados y las personas de Estados Unidos tienen prohibido realizar transacciones con ellos.

“Los miembros del régimen venezolano han saqueado miles de millones de dólares de Venezuela mientras el pueblo venezolano sufre. El Tesoro está apuntando a esta red de cambio de divisas, que era otro esquema ilícito que el régimen venezolano ha utilizado durante largo período para robar a su gente”, señaló el Secretario del Tesoro de EE.UU. Steven T. Mnuchin. “Nuestras acciones contra esta red corrupta de cambio de moneda ponen de manifiesto otra práctica deplorable que los miembros del régimen de Venezuela han utilizado para beneficiarse a costa del pueblo venezolano. Estados Unidos sigue comprometido en responsabilizar a los responsables del trágico declive de Venezuela, y seguirá utilizando herramientas diplomáticas y económicas para apoyar los esfuerzos del pueblo venezolano por restaurar su democracia”.

Los ex funcionarios venezolanos y otras personas, se lee en el comunicado, usaron transacciones cambiarias favorables a través de corredurías controladas por Gorrín. Estas personas ocultaron sus ganancias en cuentas bancarias e inversiones en Nueva York, Miami, Delaware, la isla caribeña de San Cristóbal y Nieves, además de Europa.

“Nuestras acciones contra esta red corrupta de intercambio de divisas expone otra vez las deplorables prácticas de los componentes que el régimen venezolano han usado para beneficiarse a expensas del pueblo”, dijo Mnuchin en el comunicado.

La Fiscalía de Miami acusó a Gorrín el año pasado de pagar sobornos a funcionarios de la Tesorería de Venezuela para poder comprar dólares a la tasa oficial y revenderlos luego en el mercado paralelo en 2013.

Las sanciones son la más reciente medida de Washington contra el gobierno de Venezuela, ampliamente criticado por el colapso económico.

Estados Unidos impuso sanciones a la esposa de Maduro en septiembre cuando el presidente Donald Trump instó a los miembros de las Naciones Unidas a apoyar la “restauración de la democracia” en el país.