Negociante libanés vinculado a Hezbolá es sentenciado a prisión por un plan de lavado de dinero que involucra la evasión de sanciones estadounidenses

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El operador de una red de empresas en el Líbano y África a quien el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó como financiador de Hezbolá, el grupo terrorista con sede en el Líbano, fue sentenciado a cinco años de prisión y a devolver US$ 50 millones por juez de EE.UU.

Kassim Tajideen, de 63 años, se había declarado previamente culpable de un cargo de conspiración para lavar instrumentos monetarios en cumplimiento de la violación de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, International Emergency Economic Powers Act (IEEPA). En 2009, el Departamento del Tesoro de EE. U. designó a Tajideen como un terrorista global especialmente designado en función de sus decenas de millones de dólares de apoyo financiero de Hezbolá. La designación prohibió a Tajideen involucrarse o beneficiarse de transacciones que involucran a personas o compañías estadounidenses sin una licencia del Departamento del Tesoro.

Según la declaración de hechos firmada por Tajideen, después de su designación, Tajideen conspiró con al menos otras cinco personas para realizar más de US$ 50 millones en transacciones con empresas estadounidenses que violaron estas prohibiciones. Además, Tajideen y sus cómplices conspiraron a sabiendas en transacciones fuera de Estados Unidos, que implicaron transmisiones de hasta US$ 1.000 millones a través del sistema financiero de Estados Unidos desde lugares fuera del país.

El caso de Tajideen se enmarca en el Proyecto Cassandra de la DEA, que apunta a la red global de apoyo criminal de Hezbolá, que opera como un brazo de logística, adquisiciones y financiamiento para Hezbolá. Esta investigación y otras son parte del Equipo de Financiamiento y Narcoterrorismo (HFNT) del Departamento de Justicia de Hezbolá. El HFNT se formó en enero de 2018 para garantizar un enfoque agresivo y coordinado de los enjuiciamientos e investigaciones, incluidos los casos del Proyecto Cassandra, dirigidos a las personas y redes que apoyan a Hezbolá. Compuesto por experimentados fiscales e investigadores de narcotráfico, terrorismo, crimen organizado, lavado de dinero. El HFNT trabaja en estrecha colaboración con socios como la DEA, el Departamento del Tesoro y el FBI, entre otros, para avanzar y facilitar el enjuiciamiento de Hezbolá y su red de apoyo en casos apropiados.

“Este acusado violó deliberadamente el régimen de sanciones y puso en riesgo la seguridad de nuestra nación”, dijo el Fiscal General Adjunto Brian A. Benczkowski de la División Criminal. “Su sentencia y la confiscación de US$ 50 millones en este caso son solo los últimos ejemplos públicos de los esfuerzos en curso del Departamento de Justicia para desmantelar a Hezbolá y sus redes de apoyo”.

1 comentario

Los comentarios están desactivados.