La SEC sigue apuntando a las estafas con Initial Coin Oferings (ICO)

facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU: (Securities and Exchange Commission) obtuvo una orden judicial para detener una supuestamente fraudulenta oferta inicial de monedas (ICO por sus siglas en inglés) que buscaba estafar a inversionistas minoristas para financiar lo que afirmaba ser el primer “banco descentralizado” del mundo.

De acuerdo con la demanda de la SEC, presentada el 25 de enero y que se dio a conocer esta semana, AriseBank con sede en Dallas usó las redes sociales, un respaldo de celebridades y otras tácticas de amplia difusión para recaudar, según la firma, US$ 600 millones de su objetivo de US$ 1.000 millones en solo dos meses.

AriseBank y sus cofundadores Jared Rice y Stanley Ford supuestamente ofrecieron y vendieron inversiones no registradas de su supuesta criptomoneda “AriseCoin” al describir a AriseBank como el primer banco descentralizado que ofrece una variedad de productos y servicios bancarios orientados al consumidor que utilizan más de 700 monedas virtuales diferentes. El argumento de venta de AriseBank señalaba que la compañía desarrolló una aplicación comercial algorítmica que comercializa automáticamente en varias criptomonedas.

La SEC alega que AriseBank declaró falsamente que compró un banco asegurado por la FDIC –Federal Deposit Insurance Corporation (la Corporación Federal de Seguro de Depósitos tiene como misión garantizar la recuperación de su dinero a los depositantes si un banco quiebra)— que le permitió ofrecer a los clientes cuentas aseguradas por la FDIC y que también ofreció a los clientes la posibilidad de obtener una tarjeta VISA de la marca AriseBank para utilizar con cualquiera de las más de 700 criptomonedas. AriseBank también presuntamente omitió dar a conocer los antecedentes criminales de los ejecutivos clave.

“Alegamos que AriseBank y sus directores buscaron recaudar cientos de millones de inversionistas al representar erróneamente a la compañía como el primer banco de su tipo descentralizado que ofrece su propia criptomoneda para ser utilizada en una amplia gama de productos y servicios para clientes. Buscamos paliativo de emergencia para evitar que los inversionistas caigan víctimas de lo que fundamentamos es una estafa absoluta”, dijo Stephanie Avakian, codirectora de la División de Aplicación de la Ley de la SEC.

“Esta es la primera vez que la SEC busca el nombramiento de un síndico en relación con un fraude de ICO. Usaremos todas nuestras herramientas y recursos para proteger a los inversionistas de aquellos que incurran en conductas fraudulentas en el emergente mercado de valores digitales”, dijo Steven Peikin, codirector de la División de Aplicación de la Ley de la SEC.

La SEC está supervisando detenidamente el fraude en ICOs bajo la apariencia de términos tecnológicos como ‘ICO’ o ‘criptomoneda’.

El tribunal aprobó un congelamiento de activos de AriseBank, Rice y Ford y designó a un síndico para AriseBank, incluso sobre sus activos digitales. La SEC intervino para proteger los activos digitales antes de que pudieran ser disipados, lo que permite al síndico asegurar de forma inmediata varias criptomonedas en poder de AriseBank, incluidos Bitcoin, Litecoin, Bitshares, Dogecoin y BitUSD. La venta pública de AriseCoin comenzó alrededor del 26 de diciembre de 2017 y originalmente estaba programada para concluir el 27 de enero de 2018, para ser distribuida a los inversionistas el 10 de febrero de 2018.

La SEC busca medidas cautelares preliminares y permanentes, devolución de ganancias obtenidas ilícitamente más intereses y multas, y prohíbe que Rice y Ford se desempeñen como funcionarios o directores de una empresa pública u ofrezcan valores digitales nuevamente en el futuro.

Los inversionistas del ICO de AriseBank que crean que puedan ser víctimas deben informarlo a la SEC.

La Oficina de Educación y Defensa de los Inversionistas de la SEC emitió una Alerta de Inversionista en agosto de 2017 advirtiendo a los inversionistas sobre las estafas de compañías que afirman estar participando en ofertas iniciales de monedas.