La agencia del crimen financiero del Reino Unido emite una guía sobre regulaciones de Bitcoin, criptoactivos, incluyendo ALD compliance

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido ha finalizado su orientación sobre los activos criptográficos, donde aclara qué tokens están bajo su jurisdicción y señala que el país planea ir más allá de las recomendaciones de cumplimiento global recién publicadas en un intento por contrarrestar los delitos financieros.

La mayoría de las reglas emitidas se propusieron en el documento de consulta CP19, que se abrió para comentarios del público en enero. Como se esperaba, la guía final no altera drásticamente el panorama regulatorio, sino que especifica cuándo ciertos tipos de activos criptográficos caen dentro de las categorías existentes.

Las criptomonedas verdaderas como bitcoin y ether, que la FCA las clasifica como “tokens de intercambio”, no están reguladas, por lo que se aplican las obligaciones contra el lavado de dinero.

La FCA dijo que se recibieron unas 92 respuestas al documento de consulta de una variedad de empresas, incluidos bancos, asociaciones comerciales e intercambios de cifrado. La mayoría de los encuestados apoyaron las propuestas, dijo la FCA

Es importante el hecho de que la guía provee una definición para los tokens de valores

Cuando se emiten, estos activos se comportan como acciones o instrumentos de deuda, incluidos los derechos de propiedad, por lo que entran en la categoría de “inversión especificada” y, a su vez, el mandato de la FCA.

Los tokens de utilidad, por el contrario, no otorgan el mismo tipo de derechos que los instrumentos financieros regulados y generalmente quedarán fuera del alcance de la FCA, excepto en circunstancias en que cumplan con la definición de dinero electrónico y entren en una nueva categoría de tokens de dinero electrónico.

Casi todos los encuestados que respondieron la pregunta estuvieron de acuerdo con la evaluación del regulador de los tokens de valores en relación con el perímetro regulatorio.

Para leer el documento de consulta completo de enero, haga clic aquí.

Están aumentando las guías e información sobre cómo las empresas criptográficas, y qué empresas, deberían elaborar programas ALD, después de una escasez de tal conocimiento en los últimos años.

Estados Unidos ofreció orientación concreta de su unidad de inteligencia financiera durante el año pasado, y luego, hace solo unos meses, el GAFI lanzó su tan esperada guía de cumplimiento de cripto ALD.

El Reino Unido toma nota de las recomendaciones del GAFI, pero eleva las expectativas generales de cumplimiento en virtud de la Quinta Directiva ALD.

La declaración de política señala que “las empresas deben tener en cuenta que 5AMLD se transpondrá a la legislación del Reino Unido antes del 10 de enero de 2020 para introducir los requisitos de ALD a ciertas actividades de criptoactivos”.

El Gobierno ha anunciado que en el Reino Unido “irán más allá del alcance de 5AMLD, que propone extender la regulación ALD / CTF a las entidades que realizan las siguientes actividades”, tales como:

  • Servicios de cambio entre un criptoactivo y otro, o servicios que permiten transacciones de valor dentro de un proveedor de servicios de intercambio de criptoactivos o de intercambio entre pares (peer-to-peer)
  • Cajeros automáticos de criptoactivos
  • Transferencia de criptoactivos (en este contexto de criptoactivos, transferencia significa realizar una transacción en nombre de otra persona física o jurídica que mueve un criptoactivos de una dirección o cuenta de criptoactivos a otra)
  • Emisión de nuevos criptoactivos, por ejemplo a través de ICO (Initial Coin Offering)
  • La publicación de software de código abierto (que incluye, entre otros, software de billetera no custodio y otros tipos de software relacionado con criptoactivos)

Los desafíos para los grandes cambistas de criptomonedas vendrán cuando las reglas ALD se expandan, o contradigan, en algunas jurisdicciones, como por ejemplo, si una ley de privacidad entra en conflicto con la necesidad de capturar y enviar información sobre la evaluación de riesgos del cliente a los otros cambistas de criptoactivos o bancos y MSBs tradicionales.