Gigante ruso de telecomunicaciones debe pagar US$ 850 millones para resolver acusaciones de corrupción de la FCPA

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La mayor compañía de teléfonos móviles de Rusia pagará US$ 850 millones en multas al Departamento de Justicia y la SEC para resolver las infracciones de la FCPA.

MTS aceptó la orden de la SEC que encontró que la compañía violó las disposiciones de la FCPA y pagará una multa de US$ 100 millones a la SEC.

MTS y una subsidiaria también firmaron un acuerdo de procesamiento diferido con el DOJ. La filial se declaró culpable en un tribunal federal.

Según el comunicado de la SEC, MTS acordó pagar una multa penal y un forefeiture (confiscación) por un total de US$ 850 millones.

La SEC resolvió el caso a través de una orden administrativa interna y no acudió a los tribunales.

Según la SEC, MTS pagó sobornos por US$ 420 millones a un funcionario uzbeko relacionado con el ex presidente de Uzbekistán para asegurarse negocios.

Los sobornos permitieron a MTS ingresar al mercado de las telecomunicaciones en Uzbekistán y operar allí durante ocho años, durante los cuales generó ingresos por más de US$ 2.400 millones, dijo la SEC.

MTS dijo en un comunicado que los acuerdos de la SEC y el DOJ “marcan el cierre de las investigaciones sobre la adquisición y operación de la compañía de su antigua subsidiaria en Uzbekistán durante el período comprendido entre 2004 y mediados de 2012”.

El DOJ también “reconoció las mejoras continuas de MTS en su programa de cumplimiento y controles contables internos”, dijo la compañía. El acuerdo de MTS con la SEC incluye el requisito de conservar un monitor durante al menos 36 meses.

La compañía, conocida oficialmente como Mobile TeleSystems Public Joint Stock Company, cerró sus operaciones en Uzbekistán en 2016.

Este es el tercer caso presentado por la SEC y el DOJ que involucra a empresas públicas que operan en el mercado de telecomunicaciones de Uzbekistán. En total, las tres acciones han llevado a una recuperación de US$ 2.600 millones por las autoridades estadounidenses y extranjeras.

El año pasado, Telia de Suecia pagó US$ 965 millones en multas totales para resolver acusaciones de la FCPA en Uzbekistán. Las sanciones se pagaron a los organismos de aplicación en Estados Unidos, Suecia y los Países Bajos.

En 2016, VimpelCom, con sede en Ámsterdam, alcanzó una resolución de US$ 795 millones de la FCPA con el DOJ y la SEC. Algunas de las sanciones fueron para las autoridades holandesas.

Telia y VimpelCom admitieron haber sobornado a Gulnara Karimova, hija del fallecido presidente uzbeko Islam Karimov. Ha estado bajo arresto domiciliario en Uzbekistán desde 2014.

A partir de 2015, el DOJ presentó ordenes de decomiso civil contra activos vinculados a Karimova por un valor de más de US$ 850 millones, incluidas cuentas bancarias en Suiza, Bélgica, Luxemburgo e Irlanda.