El informante de Danske Bank fue el jefe de una unidad del banco en el Báltico, intentó advertir de un escándalo de lavado que ahora supera los US$230.000 millones

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El denunciante interno que ayudó a revelar el supuesto lavado de dinero en la sucursal de Danske Bank en Estonia fue un ex jefe británico de su negocio comercial en los Bálticos, según una nueva revelación de un escándalo de financiamiento ilícito potencialmente récord que se ha disparado más allá de los US$200.000 millones, que termina afectando la reputación de un banco y un país entero.

Howard Wilkinson dirigió la unidad comercial de mercados de Danske en los Bálticos desde 2007 hasta 2014 y confirmó su papel en un correo electrónico al periódico danés Berlingske, luego de que fue nombrado por los medios de comunicación de Estonia. Berlingske ha publicado una serie de revelaciones sobre el escándalo de Danske Bank, que puede ser la operación de lavado de dinero más grande de la historia.

El presidente ejecutivo de Danske Bank, Thomas Borgen, renunció la semana pasada luego de que una investigación revelara que 200.000 millones de euros en pagos, muchos de los cuales el banco dijo que eran sospechosos, se habían transferido a través de su sucursal de Estonia durante un período de ocho años. Wilkinson advirtió a la junta ejecutiva del Danske Bank en Copenhague en 2013 y 2014 sobre actividades sospechosas en la sucursal de Estonia, informó Berlingske, que dijo que ha estado en contacto con él durante meses. La semana pasada, el banco dijo que una investigación independiente había encontrado “una serie de deficiencias importantes” en sus controles para prevenir el lavado de dinero. La investigación encontró que más de la mitad de los 15.000 clientes de Danske en Estonia eran sospechosos.