El banco más grande de Japón paga al regulador de NY US$ 33 millones

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Después de pelear durante casi dos años contra los reguladores del estado de Nueva York, el banco más grande de Japón, Bank of Tokyo-Mitsubishi  (MUFG), pagará US$ 33 millones para resolver una demanda que la institución inició después de expulsar a los examinadores locales y evitar que regresen después de haber obtenido una licencia federal.

El Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (NYDFS, por sus siglas en inglés) negoció el acuerdo con MUFG Bank y cerró una demanda iniciada por la institución contra el regulador estatal en noviembre de 2017, un día después de que la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) del Tesoro de EE.UU. otorgara al grupo una licencia federal para sucursales en Nueva York, Illinois y California, junto con oficinas en Texas.

El problema es que MUFG creyó que podría evitar que los reguladores de Nueva York ingresaran al edificio luego de la aprobación de su estatuto condicional en 2017, a pesar de que aún estaba haciendo malabarismos con dos órdenes del NYDFS que se centran en fallas de cumplimiento de delitos financieros. El banco japonés incluso presentó una demanda para mantener a los reguladores estatales fuera de sus operaciones.

Pero en ese momento, el NYDFS respondió en una contra demanda alegando que aún tenía autoridad para supervisar los temas de cumplimiento de delitos financieros previos a su conversión.

Ese es un punto vital para los examinadores estatales y federales, luego de que el grupo bancario MUFG haya pagado más US$500 millones por fallas similares en el cumplimiento de los delitos financieros en años anteriores.

Toda esta historia ha sido muy sui generis. Muy raramente, si alguna vez, un banco piensa que simplemente saltando a una licencia federal y expulsando a los examinadores del estado, puede escapar de su supervisión, o evadir una medida ALD.

Esto me recuerda a una canción: “Luché contra la ley … y ganó la ley”. La moraleja de esta historia: trabajar en forma armónica con los reguladores, en cualquier nivel, no en contra de ellos, dará un mejor resultado.