Deutsche Bank es blanco de una investigación de lavado de dinero relacionado con los Panamá Papers

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La justicia alemana ha ordenado esta semana el registro de seis oficinas del banco alemán Deutsche Bank en el marco de una investigación sobre lavado de dinero, según ha informado la Fiscalía de Frankfurt.

Las pesquisas están relacionadas con la investigación llamada Panamá Papers, como confirmó a través de Twiter la propia entidad financiera. Los investigadores sospechan que algunos empleados ayudaron a varios clientes a establecer empresas en paraísos fiscales con el objetivo de lavar dinero.

“Es cierto que la policía está en estos momentos investigando varias de nuestras oficinas en Alemania. La investigación tiene que ver con los Panamá Papers.[…] estamos cooperando plenamente con las autoridades”, tuitearon desde Deutsche Bank. Durante los registros, los agentes se llevaron documentos en papel, así como electrónicos.

Unos 170 miembros de la fiscalía y de la oficina federal de la policía criminal registran dependencias de la institución financiera, incluida la sede de la capital financiera alemana.

Se sospecha que dos empleados, que no se identificaron públicamente pero tienen 50 y 46 años, y otras “personas no identificadas en puestos de autoridad” no informaron el posible lavado de dinero para transacciones por un valor que podría superar los US$ 350 millones. El dinero se movió a través de organizaciones en las Islas Vírgenes Británicas antes del 2016.

La oficina del fiscal señaló que dos empleados bancarios están sospechados de ayudar a los clientes de Deutsche Bank a establecer cuentas offshore y que el banco no reportó el presunto lavado de dinero.

En abril de 2016, las organizaciones de noticias en cooperación con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicaron los Panamá Papers, que revelaron cómo algunas de las personas más ricas del mundo, incluidos más de 900 clientes de Deutsche Bank, esquivaron el pago de impuestos en sus países de origen transfiriendo dinero a cuentas offshore.

Los fiscales señalan que los documentos indicaban que Deutsche Bank ayudó a clientes a encontrar organizaciones offshore en paraísos fiscales y transferir dinero ilegal sin alertar a las autoridades sobre sospechas de lavado de dinero.

En los últimos años Deutsche Bank ha experimentado importantes cambios en su cúpula. Christian Sewing, quien se convirtió en presidente ejecutivo en abril de este año, es el cuarto CEO o co-presidente ejecutivo del banco en cuatro años. La compañía también se encuentra en medio de un plan de reestructuración que se espera que elimine más de 7,000 empleos para fines de 2019.