Caso Rolls-Royce: el ex embajador de Armenia en EE.UU. y ciudadano ruso son acusados de corrupción y de lavado de dinero

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Dos empleados de una firma internacional de consultoría de ingeniería fueron acusados formalmente esta semana en EE.UU. por su presunta participación en un plan para lavar sobornos pagados a funcionarios extranjeros en beneficio de una subsidiaria de Rolls-Royce en EE.UU.—con sede en Columbus, Ohio—, para garantizar un contrato para suministrar equipos y servicios para alimentar un gasoducto desde Kazajstán a China.

Azat Martirossian, de 62 años, ciudadano de Armenia, y Vitaly Leshkov, de 50 años, ciudadano de Rusia, fueron acusados formalmente de un cargo de conspiración para lavar dinero y 10 cargos de lavado de dinero. Petros Contoguris, de 70 años, ciudadano de Grecia, también fue acusado por estos cargos, así como un cargo de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) y siete cargos por violar la FCPA. Anteriormente, Contoguris había sido acusado de todos estos cargos en una acusación presentada el 12 de octubre de 2017 y revelada el 7 de noviembre de 2017. Se cree que Martirossian, Leshkov y Contoguris residen fuera de Estados Unidos.

“Los cargos anunciados contra Azat Martirossian y Vitaly Leshkov demuestran aún más la determinación inquebrantable de la División Criminal de enjuiciar a quienes facilitan la corrupción y lavan ganancias ilícitas”, dijo John P. Cronan, Fiscal Auxiliar Interino de la División Criminal del Departamento de Justicia. “Gracias a los esfuerzos coordinados de nuestros fiscales y agentes, que trabajan en estrecha colaboración con sus contrapartes en todo el mundo, estos acusados serán enjuiciados por sus supuestos esquemas corruptos”.

De acuerdo con la acusación formal, Contoguris, fundador y director ejecutivo de Gravitas & CIE. International Ltd. (Gravitas), ex empleados y ejecutivos de Rolls-Royce, y otros, supuestamente conspiraron para pagar sobornos a funcionarios extranjeros a cambio de dirigir negocios a Rolls-Royce Energy Systems Inc. (RRESI). RRESI, filial de Rolls-Royce en EE.UU., el fabricante y distribuidor global de sistemas de energía con sede en el Reino Unido para los sectores aeroespacial, de defensa, marítimo y energético.

La acusación formal alega que Contoguris, trabajando con empleados de una firma internacional de consultoría de ingeniería (Technical Advisor), incluyendo Martirossian y Leshkov, ideó y ejecutó un esquema con ejecutivos y empleados de Rolls-Royce, mediante el cual Rolls-Royce pagaría sobornos a los empleados de Technical Advisor y sobornos a por lo menos un funcionario extranjero en Kazajstán, y se disfrazarían estos pagos como comisiones a la empresa de Contoguris, Gravitas, a cambio de ayudar a Rolls-Royce a obtener contratos con Asia Gas Pipeline LLP (AGP).

De acuerdo con la acusación formal, AGP se creó para construir y conectar un gasoducto entre Asia Central y China, y Technical Advisor pretendía proporcionar asesoría de ingeniería independiente y otros servicios a AGP. La acusación formal alega que luego de que AGP adjudicara a Rolls-Royce un contrato en noviembre de 2009 por un valor aproximado de US$145 millones, Rolls-Royce pagó comisiones a Gravitas y Contoguris pasó una parte de esos pagos a los empleados de Technical Advisor, incluido Leshkov y Martirossian, sabiendo que una porción de ese dinero sería compartida con un funcionario extranjero consistente con su acuerdo corrupto.

Los cargos anunciados la semana pasada se dan tras el anuncio del 17 de enero de 2017 de un acuerdo de enjuiciamiento diferido (DPA) con Rolls-Royce y una multa total de más de US$ 800 millones como parte de una resolución global a las investigaciones del Departamento de Justicia de EE.UU. y autoridades del Reino Unido y de Brasil relacionadas con la conducta corrupta.

Los cargos también se producen tras al anuncio del 7 de noviembre de 2017 sobre los ex ejecutivos y empleados de Rolls-Royce James Finley, Keith Barnett y Louis Zuurhout, y el empleado de Technical Advisor Andreas Kohler, cada uno de los cuales se ha declarado culpable en relación con sus respectivos roles en el esquema de soborno. El DPA reconoció la cooperación de Rolls-Royce en este caso, incluyendo la investigación del Departamento sobre individuos, y medidas correctivas significativas.