Aumenta el cumplimiento ALD y el riesgo cibernético a medida que los bancos se ajustan a las nuevas obligaciones sobre beneficiario final

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El riesgo de que un banco infrinja las obligaciones antilavado o de que caiga víctima de delincuentes digitales es “elevado” a medida que los bancos deben adaptarse a los nuevos requisitos para capturar y aprobar los beneficiarios finales de determinados clientes corporativos, así como fortalecer objetivos de ciberresiliencia y recuperación ante un creciente número de hackeos, cada vez más creativos.

Esos son solo algunos de los hallazgos de la última Semiannual Risk Perspective –Perspectiva de Riesgo Semianual— de la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) del Tesoro de EE.UU. Algunos aspectos destacados incluyen:

  • El riesgo operacional es elevado a medida que los bancos adaptan los modelos de negocios, transforman la tecnología y los procesos operativos, y responden a las amenazas cibernéticas en evolución.
  • El riesgo de cumplimiento es elevado a medida que los bancos gestionan los riesgos de lavado de dinero e implementan cambios a las políticas y procedimientos para cumplir con nuevas obligaciones impuestas por la Ley de Secreto Bancario y los requisitos de protección del consumidor.
  • Los sistemas de gestión de riesgos de cumplimiento ALD a menudo no se mantienen al ritmo de la evolución de los riesgos, las limitaciones de recursos, los cambios en los modelos comerciales y los cambios regulatorios.

El informe cubre los riesgos que enfrentan los bancos nacionales y las asociaciones de ahorro federales con base en datos al 31 de marzo de 2018. El informe presenta datos en cinco áreas principales: el entorno operativo, rendimiento bancario, temas especiales en riesgo emergente, tendencias en riesgos clave y medidas de supervisión. Para leer el informe completo, haga clic aquí.