FinCEN multa a un cambista criptográfico P2P por comprar, vender millones de dólares en Bitcoin y no presentar informes

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Por el lado del cumplimiento legal de las monedas virtuales, FinCEN en su primera incursión en contra de un cryptocambista entre pares, multó a una pequeña operación de una persona con US$ 35.000 por comprar y vender millones de dólares en Bitcoin durante un período de aproximadamente dos años para un grupo de individuos que prácticamente no contaba con programas de cumplimiento de delitos financieros, incluyendo el hecho de no haber presentado informes sobre transacciones grandes o sospechosas.

FinCEN señaló que Eric Powers, de California, operó como un cambista de divisas virtuales convertibles de igual a igual (P2P), esquivando las obligaciones contra el lavado de dinero, incluyendo el requisito de registrase como un negocio de servicios monetarios (MSB) debido a ser un transmisor de dinero para ayudar a otros a cambiar dólares a bitcoins y viceversa.

Un diferenciador clave que llevó a la sanción fue que Powers no era simplemente un “usuario” de moneda virtual “, que FinCEN definió como” alguien que obtiene y usa moneda virtual convertible para comprar bienes o servicios reales o virtuales para su propio beneficio”.

Pero debido a que estaba intercambiando fondos en nombre de varias personas en todo el país y actuando como un “negocio”, se convirtió en un “transmisor de dinero” al actuar como un cambista de criptografías.

Lo que aún no está claro en la medida impuesta es si existen umbrales para un individuo, por ejemplo, usar un sitio como localbitcoins.com para comprar y vender monedas virtuales, depositar o tomar monedas fiduciarias, para su propio beneficio, si ese escenario incumpliría los requisitos de transmisor de dinero debido a las ganancias dan la percepción de ser un negocio.

Pero al menos en el caso de Powers, esa pregunta no es un problema, ya que no ocultó su deseo de intercambiar fondos para todos.

A través de las publicaciones de Powers realizadas en foros web, como bitcointalk.org y bitcoin-otc.com, efectivamente “anunció su intención de comprar y vender bitcoin para otros”, según FinCEN, y agregó que “completó las ventas y compras entregando o recibiendo físicamente el dinero en persona, enviando o recibiendo el dinero a través del correo postal o coordinando las transacciones a través de giros por medio de una institución de depósito”.

Además, las publicaciones en Internet de Powers también indicaron que dirigiría transacciones a otros cambisas de divisas virtuales, como el implosionado Mt. Gox, en nombre de sus clientes.

Tampoco podía reclamar la falta de conocimiento sobre los requisitos de cumplimiento de delitos financieros, un factor clave en la multa final de US$ 35.000, una cifra que FinCEN originalmente consideraba elevar a US$ 100.000, pero que fue disminuida por su incapacidad de pago y su disposición para ayudar.

Sin embargo, Powers también acordó una prohibición para no volver a involucrarse en negocios similares.

Además, este no fue un caso ambiguo en el que alguien hizo un puñado de transacciones para ayudar a amigos o familiares.

En general, en un período de casi dos años entre diciembre de 2012 y septiembre de 2014, Powers realizó más de 1,700 transacciones como un transmisor de dinero sin licencia.

Participó en “más de 200 transacciones que involucraron transferencia física de más de US$ 10.000 en moneda”, pero no presentó los informes de transacciones en efectivo (CTR, por sus siglas en inglés), un requisito vinculado al programa ALD.

Además, Powers realizó unas 160 compras de bitcoins por un valor de alrededor de US$ 5 millones a través de múltiples transacciones en efectivo en lugares públicos, como cafeterías, con alguien con quien se comunicó en un foro que ayuda a las personas a comprar y vender bitcoins, casi todos estos casos requerían la presentación de un CTR.

No sorprende que, debido a la falta de un programa formal ALD, Powers tampoco haya presentado los reportes de operación sospechosa (ROS) requeridos para transacciones vinculadas con actividades ilícitas o potencialmente vinculadas con estas operaciones.

FinCEN señala en la medida que procesó “numerosas transacciones sospechosas sin haber presentado nunca un ROS”, incluida la actividad comercial relacionada con el conocido e ilícito mercado de redes oscuras conocido como “Silk Road”, así como ayudar a los clientes a través de The Onion Router (TOR), que es diseñado para proporcionar anonimato a los usuarios y evitar que los investigadores determinen las direcciones de Protocolo de Internet (IP).

Por lo tanto, en muchos casos, Powers no sabía con quién o con qué compañía estaba tratando o si los fondos que estaba tocando se derivaban de drogas ilícitas, ciberhackeos u otras actividades ilícitas.

Sin embargo, FinCEN declaró que Power hizo caso omiso de indicios de actividad sospechosa, y no dudó en aceptar comercializar con fondos que estaban claramente vinculados a entidades ilícitas, como los clientes The Onion Router o a correos electrónicos de @tor.

Peor aún, sin embargo, es que Powers lidió con clientes que ya habían sido castigados públicamente por los enlaces a sitios sombríos.

“Powers realizó transacciones con un cliente tres veces por aproximadamente US$ 170.000 luego de que el cliente apareciera en medios periodísticos comentando formas alternativas para acceder a los mercados de darknet luego del cierre de Silk Road”, dijo FinCEN en el documento de la sanción.

Incluso una “búsqueda básica en Internet para el nombre de pantalla del cliente reveló información de identificación para el cliente, incluido el nombre del cliente, sin embargo, esta información no figuraba en los registros de Powers”.

Además, en al menos una ocasión, Powers “ofreció intercambiar moneda virtual convertible por moneda fiduciaria, sabiendo que la moneda fiduciaria constituía el producto de una actividad ilegal”, según FinCEN.

Este caso muestra todas las cosas que se supone que uno no debe hacer cuando participa en el comercio de criptografía como negocio, incumpliendo las obligaciones ALD, las obligaciones de MSB y los requisitos de transmisor de dinero.

Este caso probablemente será una llamada de atención a numerosas personas que pensaron que podrían ganar algunos dólares extra para ayudar a las personas a obtener o descargar valor criptográfico. Si lo hace, y llega a niveles que llaman la atención de las autoridades y, finalmente, a FinCEN, prepárese para ser investigado, en la forma de una acción de cumplimiento o sanción.