El GAFILAT y los fenómenos que pudieran traducirse en riesgos de LA/FT derivados del COVID-19

Facebooktwitterredditlinkedinmail
  • Aumento de fraudes financieros y estafas
  • Tráfico de medicamentos falsificados
  • Inversiones fraudulentas
  • Fraudes y estafas con planes de ayuda financiera de los gobiernos
  • Crecimiento de delitos relacionados con corrupción
  • Aumento de las operaciones financieras remotas o no presenciales y compra de productos y servicios por medios electrónicos o en línea
  • Reducción en el volumen de los reportes de operaciones sospechosas
  • Aumento de medios de financiamiento informales
  • Situaciones de usura o prácticas abusivas
  • Reclutamiento de personas por parte de las organizaciones criminales
  • Abuso de Organizaciones sin Fines de Lucro (OSFL)
  • Reducción de agentes fiscalizadores en materia ALA/CFT
  • Cese o disminución temporal de funciones de personal de cumplimiento en el sector privado
  • Nuevas estrategias de supervisión;

Son solo algunas de las mejores prácticas, preocupaciones y observaciones que deja el reciente documento elaborado por el GAFI sobre los posibles riesgos emergentes que resulten a causa de la situación sanitaria mundial y cómo cerrar las puertas que este fenómeno y las medidas para mitigarlo han abierto.

La contingencia que se vive a nivel mundial por el coronavirus (Covid-19) ha hecho que organismos internacionales alerten sobre los riesgos de lavado de dinero que se pueden dar a partir de esta problemática. Para el Grupo de Acción Financiera Internacional de Latinoamérica (Gafilat), la preocupación está en las estafas, robo de información y actos de corrupción.

En este sentido, este organismo regional insta a sus países miembros y a la comunidad internacional en general a cerrar las filas en estrecha colaboración con el sector privado y los distintos actores relevantes a fin de fortalecer los sistemas ALA/CFT utilizando un enfoque basado en riesgo, a fin de abordar las amenazas y vulnerabilidades que pudieran emerger a causa de la situación mundial actual.

Sube delito financiero por llegada del COVID -19
MSN.com


Como resultado del esfuerzo por identificar nuevos riesgos y, derivado del monitoreo que se ha realizado con los países miembros y con la comunidad internacional (en especial concordancia con las medidas informadas por el GAFI), se han identificado algunos fenómenos que pudieran traducirse en riesgos de LA/FT derivados de la pandemia del COVID-19:

  • Se anticipa el aumento de fraudes financieros y estafas, el tráfico de medicamentos falsificados y la oferta de inversiones fraudulentas en modalidad de esquemas ponzi aprovechando la incertidumbre económica y los miedos causados por la pandemia.
  • Asimismo, la mayoría de los gobiernos de la región, han aprobado unos planes de ayuda financiera, tanto para las empresas como para el ciudadano común, se prevén posibles fraudes y estafas asociados a estos, así como robo de datos para accesos ilícitos a las cuentas de bancos, por medio de llamadas telefónicas y sitios web falsos, etc.
  • Se prevé un posible repunte en delitos relacionados con corrupción, por ejemplo, ante la realidad actual, el estado debe destinar grandes sumas de dinero para la adquisición de los insumos que requiere el sector salud para afrontar la pandemia, por la necesidad y urgencia que supone un estado de emergencia nacional, los procedimientos de adquisición de bienes son flexibilizados, lo que supone un mayor riesgo de corrupción.
  • Aumento sustancial de las operaciones financieras remotas o no presenciales y compra de productos y servicios por medios electrónicos o en línea, lo cual podría ser aprovechado por los delincuentes para realizar fraudes y delitos cibernéticos.
  • Se anticipa reducción en el volumen de los reportes de operaciones sospechosas recibidos y posible el retraso en la obtención de información adicional requerida para el análisis o investigaciones en curso.
  • Con el fin de obtener fondos y recursos para cubrir sus necesidades básicas, la población puede aumentar el uso de servicios de casas de empeño, prestamistas, así como medios de financiamiento informales que, por lo tanto, pudieran ser más susceptibles para ser utilizadas en actividades ilegales en específico para LA/FT. También pueden emerger situaciones de usura o prácticas abusivas de diversa índole.
  • Derivado de las necesidades económicas de la población y la falta de empleo formal e informal, producto de la inactividad económica generada por la crisis sanitaria, las organizaciones criminales podrían estar aumentando el reclutamiento de personas para apoyarlas en la ejecución de sus actividades criminales que generan recursos susceptibles a ser lavados.
  • Posibles riesgos relacionados con mal uso y abuso de las Organizaciones sin Fines de Lucro (OSFL), por el aumento en la actividad de dichas organizaciones.
  • Reducción de staff que puede mermar temporalmente la capacidad de análisis o investigaciones en curso.
  • Reducción temporaria del plantel de agentes fiscalizadores en materia ALA/CFT, lo que puede impactar en el alcance, profundidad y frecuencia de las supervisiones de los sujetos obligados.
  • Desafíos en la operatividad del sector privado por el cese o disminución temporal de funciones que involucran la actividad presencial de sus recursos humanos, lo que pudiera dificultar el mantenimiento óptimo de sus sistemas ALA/CFT;
  • Debido al cierre temporal o intermitencia en alguno de los servicios y actividades económicas y sectores financieros se podría plantear nuevos retos para asegurar que los sujetos obligados estén cumpliendo con sus obligaciones de ALA/CFT, surgiendo la necesidad de establecer nuevas estrategias de supervisión;

Aumento sustancial de las operaciones financieras remotas o no presenciales y compra de productos y servicios por medios electrónicos o en línea


Mejores Prácticas y Mitigadores

Por otro lado, a fin de garantizar el legítimo funcionamiento de los diferentes sectores, sobre todo aquellos de vital importancia ante esta crisis sanitaria, se identificaron las siguientes buenas prácticas y medidas mitigantes en respuesta a los problemas comunes que enfrentan los países de la región y la comunidad internacional:

  • Mantener un constante contacto y acompañamiento de los reguladores, supervisores, unidades de inteligencia financiera, autoridades policiales y otras autoridades relevantes a fin de brindar orientación y asistencia al sector privado sobre cómo aplicar las regulaciones y regulaciones nacionales ALA/ CFT durante la crisis actual.
  • Asimismo, mantener comunicación de manera remota con los sujetos obligados con el objeto de identificar nuevas tendencias y riesgos, y acordar medidas para mitigarles de manera estratégica y en función al grado de riesgo. Emitir comunicados públicos en donde se alerte sobre potenciales amenazas y prácticas abusivas asociadas a la explotación de la crisis del COVID-19.
  • Fortalecer la aplicación del enfoque basado en el riesgo en materia de supervisión ALA/CFT.
  • Fomentar la aplicación de un enfoque basado en riesgo para simplificar medidas sonde se detecten menores riesgos y fortalecer las mismas en caso contrario.
  • Garantizar, en lo posible, la operación de autoridades relevantes utilizando tecnologías para realizar funciones a distancia, firmas digitales y estableciendo guardias para actividades esenciales que requieren de la presencia física de funcionarios.
  • Fomentar el uso responsable de servicios digitales financieros y no financieros guardando un balance entre el acceso a dichos servicios y las medidas de prevención al LA/FT;
  • Procurar mayor y mejor monitoreo y transparencia en las transacciones financieras, sobre todo las electrónicas y de orden internacional;
  • Fortalecer la cooperación internacional entre autoridades competentes, particularmente a través de mecanismos ágiles y expeditos, con el objeto de compartir buenas prácticas aplicadas en el marco de esta crisis, información sobre amenazas emergentes y vulnerabilidades, y medidas efectivas para contrarrestarlas.
  • Fomentar el uso de la identidad digital, según corresponda, para ayudar a las transacciones financieras y de activos virtuales, procurando implementar las medidas ALA/CFT con un enfoque basado en riesgo;
  • Fortalecer el monitoreo de las operaciones realizadas por las Organizaciones Sin Fines de Lucro (OSFL) a fin de garantizar a los donantes que sus aportes llegarán a los beneficiarios previstos; y
  • Velar por la integridad y buen funcionamiento de los bancos, transmisores de dinero y otros sectores financieros mediante medidas tecnológicas que aseguren una debida diligencia basada en el riesgo que representen sus clientes y usuarios, así como los diferentes productos y servicios que ofrecen;

Como parte del ejercicio de monitoreo continuo de la Secretaría Ejecutiva del GAFILAT hacia sus países miembros, se ha mantenido comunicación con los puntos de contacto de la Red de Recuperación de Activos del GAFILAT (RRAG), a fin de poder proporcionar apoyo ante cualquier eventualidad para dar respuesta oportuna y precisa a las solicitudes de información. GAFILAT insta a que se continúe haciendo uso de las herramientas disponibles para brindar cooperación internacional dentro de las posibilidades, dando prioridad a los pedidos urgentes.