El creciente papel de la inteligencia artificial en el mundo de compliance virtual

Facebooktwitterredditlinkedinmail
  • La inteligencia artificial puede reducir la carga para los profesionales cibernéticos
  • Falta de talento y profesionales capacitados en inteligencia artificial y machine learning es un gran desafío
  • Los enfoques tradicionales necesitan modernizarse para hacer frente a las nuevas amenazas cibernéticas
  • La inteligencia artificial sirve para ver los datos de manera agregada y encontrar anomalías que podrían no levantar sospechas por sí mismas
  • Identificar las desviaciones de los patrones esperados
  • Es probable que los ciberdelincuentes también estén aprovechando la IA

Al agregar grandes cantidades de datos y descubrir patrones sutiles, la IA puede reducir la carga sobre los profesionales cibernéticos humanos y ayudar a crear organizaciones más resistentes.

Las amenazas cibernéticas han puesto a prueba la resistencia de las organizaciones de todo el mundo, pero el cambio creciente hacia formas virtuales de trabajo está alterando drásticamente el panorama de amenazas. Cada vez más, la IA puede proporcionar asistencia valiosa en la carrera para detectar nuevas amenazas.

El mundo cibernético es una realidad y las falencias con respecto al talento de los proresionales en la industria cibernética sigue siendo un desafío. Los delincuentes cibernéticos pueden intentar miles de veces atacar cualquier vulnerabilidad cibernética, y con que solo tengan éxito una vez habrán logrado su cometido, en este sentido las organizaciones deben ser exitosas en sus defensas todas las veces.

En materia de las amenazas en ciberseguridad que la evolución de la inteligencia artificial puede asistir, existe el enorme desafío que enfrentan las compañías de no saber por dónde comenzar. Los enfoques convencionales no pueden abordar las ciberamenazas.

La IA puede permitir técnicas como el análisis de comportamiento que identifiquen la actividad y los patrones que las empresas deberían buscar dentro de los datos estructurados y no estructurados.

Hay demasiadas amenazas y demasiados escenarios para evaluar utilizando enfoques estrictamente manuales, pero aún se necesitan humanos para ayudar a comprender el elemento de riesgo, para contextualizarlo y finalmente actuar sobre él.


La combinación del elemento humano con la IA es el gran beneficio


Los delincuentes no hacen un solo intento y luego se rinden y en este sentido la IA puede permitir ver los datos de tráfico de la red de manera agregada y encontrar anomalías que podrían no levantar sospechas por sí mismas pero, en conjunto, pueden indicar un problema. Una de las fortalezas de la IA es poder identificar esos patrones subyacentes en minutos y horas versus días, semanas o incluso meses.


La IA es especialmente útil en la detección de amenazas y malware porque puede ayudar a identificar las desviaciones de los patrones esperados y no solo detectar dicho comportamiento, sino también proporcionar cursos de acción.

Con el aprendizaje automático y el análisis de comportamiento, se pueden buscar tendencias, patrones y actividades en un entorno disparejo y con múltiples representaciones, no solo aprovechando información histórica o actual, sino también proporcionando predicciones basadas en las tendencias mismas para crear «inteligencia» en el paradigma de seguridad.

Comprender los hábitos de los ciberdelincuentes puede permitir a las organizaciones aprender continuamente lo que es necesario para dar sentido a los datos –a menudo no estructurados— y los patrones subyacentes. Para mantenerse en la vanguardia de los desafíos, las organizaciones deben tener en cuenta a estas nuevas tendencias como estrategias ofensivas.

Se necesita que los profesionales y la tecnología trabajen en tándem, de la mano para ser más asertivos en el control de las amenazas cibernéticas.


El valor de la IA está en clasificar entre montañas de datos y poner el aprendizaje automático a separar las parcelas para que los analistas o científicos de datos puedan ver subconjuntos mucho más pequeños para encontrar significado y actuar.


Desafortunadamente, los delincuentes también continúan refinando sus tácticas también. Combinado con la escasez de talentos cibernéticos y los enormes volúmenes de datos que existen hoy en día, existe una gran preocupación por la capacidad de monitorear y detectar tales situaciones. Algunos delincuentes también tienen a las estructuras de los países financiando sus iniciativas, aumentando aún más su capacidad.

Es probable que los ciberdelincuentes también estén aprovechando la IA, especialmente como un medio para construir algoritmos para perseguir ataques y hacer que estos sean más eficientes. Para mantenerse a la vanguardia del desafío, o al menos mantener el ritmo, las organizaciones deben emplear técnicas similares y continuar evolucionando sus modelos de pensamiento y de negocios. El uso de IA combinado con el poder del pensamiento humano puede ayudar a aumentar la resiliencia y obtener los resultados más efectivos.