Después de una serie de escándalos en la UE, los bancos holandeses se unen para compartir datos y algoritmos para fortalecer el cumplimiento ALD/CFT

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Varios de los grupos bancarios holandeses más grandes están optando por incrementar los esfuerzos cuando luchan contra el crimen financiero tras los escándalos masivos de lavado de dinero europeos que han suscitado sospechas e investigaciones en Ámsterdam y los Países Bajos.

Gigantes de los servicios financieros, incluidos ING Groep NV, Rabobank y ABN Amro Bank NV, están trabajando en un esfuerzo conjunto para compartir información sobre transacciones que se producen en varios bancos y jurisdicciones en un intento por identificar mejor los signos reveladores de actividad ilícita y vínculos más amplios con organizaciones interconectadas más grandes grupos criminales.

El nombre de la iniciativa se llama Transaction Monitoring Netherlands (TMNL), con una administración general proveniente de la asociación bancaria de Holanda: Dutch Banking Association (NVB).

“En los próximos seis meses, los bancos estudiarán si esto es factible dados los desafíos técnicos y legales involucrados”, dijo NVB en un comunicado, agregando que otros bancos podrían unirse a esta iniciativa en una etapa posterior.

NVB estima que circulan en los Países Bajos 16 mil millones de euros en fondos contaminados por delincuentes, la mayoría de los cuales están relacionados con el tráfico ilícito de drogas, un “grave problema social”.

“Los bancos lo ven como un deber público importante para ayudar a resolver este problema”, dijo el presidente de NVB, Chris Buijink, en un comunicado. “Quieren deshacerse de sus sistemas de criminalidad y están invirtiendo fuertemente” en sistemas de cumplimiento, tecnología y monitoreo para ese fin.

En los nuevos planes de monitoreo de transacciones, los bancos cooperarían más agresivamente con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el Servicio de Fiscalía, FIOD y, por ejemplo, los ministerios.

El año pasado, bajo obligaciones ALD, los bancos informaron 68.000 transacciones inusuales a la UIF, con un estimado de 15.000 de estas transacciones descritas por los analistas de la UIF como sospechosas. Los cinco bancos involucrados manejan 9.8 mil millones de transacciones de pago cada año, lo que equivale a 27 millones de transacciones diarias.

La lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo es una prioridad importante para los bancos.

Se estima que actualmente entre 5.500 y 6.000 empleados bancarios en los Países Bajos trabajan directamente y a tiempo completo en este problema. De hecho, este es un tema de atención para todos los empleados bancarios y el problema también está siendo abordado activamente por los bancos a nivel internacional.

Además de que los bancos se responsabilicen, el tratamiento efectivo del lavado de dinero requiere un enfoque nacional.

La iniciativa de los bancos sigue directamente el Plan de Acción contra el Lavado de Dinero presentado por los Ministros Hoekstra (Finanzas) y Grapperhaus (Justicia y Seguridad) en julio. Los bancos están apoyando activamente este plan. Esta iniciativa es un importante paso siguiente para unirse y combatir la criminalidad financiera grave.

La medida es claramente una respuesta al escándalo del Danske Bank, todavía retumbante, que vio al prestamista más grande de Dinamarca enfrentarse a una gran cantidad de investigaciones, acusaciones y recriminaciones en varios países por su (inadecuado) monitoreo, informes y manejo de unos 200 mil millones de euros, en transacciones potencialmente sospechosas vinculadas a Rusia entre 2007 y 2015.

El escándalo expulsó a algunos de los principales líderes de los bancos en Dinamarca y Suecia e incluso colocó a los reguladores de las regiones bajo un estricto escrutinio.

No es sorprendente que la Comisión y el Parlamento de la UE hayan expresado inquietudes y hayan presentado medidas formales para crear un organismo de aplicación de la ley antilavado de dinero (ALD) que coloque a los reguladores de los estados miembros, no solo a los bancos, en el banquillo por falla en el cumplimiento.

Si bien habrá muchos desafíos técnicos, legales y de privacidad en este esfuerzo holandés, tiene un gran potencial para mejorar la eficiencia y la efectividad del cumplimiento de los delitos financieros y las investigaciones en las regiones involucradas.

Muchos bancos grandes de EE.UU. e internacionales ya han estado participando en esfuerzos similares, durante la última década, reuniendo los datos sobre clientes y transacciones junto con indicios de fraude, lavado de dinero y otros delitos financieros como una “asociación de bancos” bajo el amplio puerto seguro de la sección 314 (b) de la Ley USA Patriot.

Los esfuerzos han hecho que sea más difícil para un delincuente que realiza actividades ilícitas en un banco simplemente cruzar la calle hacia otra institución y comenzar a hacer las mismas cosas allí. Los bancos holandeses tienen un camino difícil por delante para reflejar mejoras similares, pero la facilidad para compartir el monitoreo de transacciones podría ser un poderoso primer comienzo.