Cuatro años de prisión para el ex jefe anticorrupción de Colombia…por corrupción

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El ex director nacional colombiano de lucha contra la corrupción fue condenado la semana pasada en EE.UU. a cuatro años de prisión luego de que una operación encubierta de la DEA en Miami lo sorprendió solicitando un soborno de USUS$ 132.000 para debilitar una investigación sobre un político local.

Luis Gustavo Moreno Rivera, de 37 años, se había declarado culpable en agosto de haber conspirado para lavar dinero con el fin de promover el soborno en el extranjero y enfrentaba hasta 9 años de prisión según las pautas federales de sentencia. Pero la juezs Ursula Ungaro dijo que tomaba en consideración que Moreno ya había sido sentenciada a cinco años en Colombia por extorsión.

“Tomé una mala decisión en mi vida y estoy muy arrepentido. “No hay peor castigo que la vergüenza que siento en el fondo de mi corazón”, había señalado Moreno a la corte.

Leonardo Pinilla Gómez, de 31 años y abogado colombiano, también se declaró culpable el año pasado.

Moreno y Pinilla fueron arrestados en Colombia en 2017 tras una Notificación Roja de Interpol y fueron extraditados a Estados Unidos en mayo de 2018.

El Departamento de Justicia de EE.UU.  señaló que Moreno y Pinilla solicitaron un soborno al ex gobernador colombiano de Córdoba Alejandro Lyons Muskus, un testigo colaborador de la DEA.

Los fiscales de Estados Unidos dijeron que Moreno acordó en junio de 2017 tomar USUS$132.000 en efectivo de Lyons. A cambio, Moreno prometió desacreditar a un testigo en un caso contra Lyon ante el Servicio de Impuestos Internos de los EE. UU.

El Departamento de Justicia dijo que los billetes de USUS$100 que Lyons pagó a Moreno y Pinilla en un centro comercial de Miami se encontraron en posesión de Moreno y su familia cuando abordaron un vuelo de regreso de Miami a Bogotá.

Lyons llevaba un micrófono en el cuerpo cuando se reunió con Moreno en Miami.

Las conversaciones grabadas revelaron que Moreno planeaba “inundar a sus fiscales” con trabajo para que no pudieran concentrarse en la investigación de Lyons, dijo el Departamento de Justicia.