Concluye exitosamente la III Conferencia Latinoamericana en Panamá con muchas lecciones para 200 profesionales

facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

Con sesiones repletas de expertos en cumplimiento, reguladores y autoridades de aplicación de ley y otros líderes en delitos financieros – tanto oradores como público en general – la gran cantidad de conocimientos y la orientación proporcionada en la III Conferencia Latinoamericana de Delitos Financieros de 2015 que se realizó la semana pasada en Panamá fue de un valor incalculable, dicen los participantes.

Por suerte, cuando se trata de mejorar las habilidades y los resultados en la prevención de la delincuencia financiera, la conferencia ha demostrado que si es algo bueno y enriquecedor nunca es demasiado. Lo que sigue es nuestro primer intento de capturar sólo algunos de los puntos clave, temas y sorpresas que dejó el evento. Esta primera parte se centra en ciertas de temáticas y lecciones que se desprendieron de algunos de los paneles.

Más de 30 oradores expertos compartieron sus conocimientos y experiencia con unos 200 participantes de distintos sectores e industrias provenientes de más de un decena de países del continente, incluyendo un muy nutrido grupo de profesionales panameños.

Como no podemos capturar tres días de puntos de vista en un artículo, nos expandiremos la próxima semana sobre mucho más de lo que hemos aprendido. Gracias de nuevo a todos los oradores expertos, los asistentes y patrocinadores y expositores en la Conferencia de 2015.

En el panel general sobre el nuevo escenario de cumplimiento y los peligros en Latinoamérica contra el lavado y otros delitos financieros, Iván Alemán Loza, Vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) de México, expuso sobre los esfuerzos que su país y su agencia en particular están realizando para hacer frente a los riesgos de delitos financieros trabajando en tándem con todos los actores involucrados. Explicó Alemán Loza algunas de las medias que su agencia ha tomado desde el 2013 con el objetivo de supervisar pero con la intención de preservar la estabilidad de las instituciones financieras.

Según el funcionario mexicano un elemento claro para contribuir a la estabilidad de las instituciones financieras es generar confianza con todos los actores involucrados en la prevención de operaciones con recursos de procedencia ilícita, que incluyen las propias entidades financieras, los vehículos por donde fluyen las transacciones, las autoridades, e involucrar a las altas autoridades de las instituciones para que participen en la prevención del lavado de dinero. “Todo esto lo resumo en una sola palabra: confianza, donde tiene que haber un círculo virtuoso de todos los involucrados”, señaló Alemán Loza, que explicó durante el panel algunas de las medidas que se tomaron México a partir del 2013 con la intención de generar este ámbito de seguridad.

Entre algunas de estas medidas que explicó se encuentra el fortalecimiento de las funciones de inspección, una mayor y mejor coordinación con las entidades y la certificación de la CNBV para que oficiales de cumplimiento y otros profesionales demuestren conocimiento y pericia en el campo de la prevención del lavado de dinero, con una especial atención en el cumplimiento de la normativa PLD/FT de México.

En el mismo panel, Jorge Galeano Lineros, consultor para el FMI y la ONU y quien durante más de 8 años se desempeñó como Superintendente Delegado para Riesgo de Lavado de Activos en la Superintendencia Financiera de Colombia, explicó la experiencia de Colombia en la aplicación del enfoque basado en riesgo en el sector financiero, distintos aspectos de la importante, y a veces polémica, figura de extinción del derecho de dominio, y nuevos retos en Latinoamérica para el supervisor financiero. Señaló Galeano que la regulación financiera es un factor crítico de competitividad para el país y las entidades, que la regulación debe permitir que el supervisor pueda actuar con una óptica basada en el riesgo y que ésta debe ser integradora y consolidada. También, el regulador debe considerar en sus análisis la regulación de los otros países para medir el impacto de las nuevas medias y conocer los riesgos inherentes del país.

Por su parte Olga Cantillo, Vicepresidenta de Operaciones de MMG Bank Corp. en Panamá, explicó en el mismo panel la situación de Panamá en materia de prevención de lavado de dinero y los esfuerzos que está realizando el país para poder salir de la llamada “lista gris” del GAFI. Cantillo desarrolló sobre la Ley 18 que crea un régimen de custodia para títulos al portador, probablemente uno de los reclamos más importantes de algunos grupos supranacionales con la intención de aportar transparencia al sistema y por supuesto también expuso sobre la reciente Ley 23 en Panamá que busca responder a la necesidad de actualizar las normas del país a los estándares internacionales y que, entre otros aspectos, amplía a más de 30 los sectores que deben implementar controles ALD/CFT.

En el segundo panel sobre el análisis FATCA a un año de su implementación y los desafíos para todas las instituciones extranjeras y para los oficiales responsables, Zenón Biagosch, Presidente de FIDESnet en Argentina, quien compartió panel con Enrique Rojas Solís, Consultor Jurídico-Financiero de Costa Rica y Ricardo Cadenas del IRS (Agencia de Rentas de EE.UU.) explicó que en materia de cumplimiento no hay que perder el sentido del objetivo y cuestionó que los sectores de cumplimiento de los sujetos obligados, que deberían estar dedicados a la función para la que fueron creados, es decir ayudar a combatir la delincuencia organizada y el uso de los sistemas financieros y no financieros para el movimiento ilícito de sus ganancias, sean puestos a trabajar para detectar evasores extranjeros que le deben dinero a sus fiscos. Postura que de alguna manera compartió Rojas Solís al cuestionar la responsabilidad que la norma le impone a las instituciones financieras extranjeras de centralizar la información para luego reportarla al fisco estadounidense, aunque entiende que “esta es la realidad y tenemos que vivir con ella” ya que vivimos en una aldea global donde las transacciones financieras no conocen fronteras y por ende el regulador tampoco las va a conocer y el secreto bancario prácticamente desaparece en este nuevo escenario.

Desde el Conocimiento del Cliente a la evaluación del riesgo y el monitoreo, los fundamentos de cumplimiento deben estar en orden

Varios oradores y participantes estuvieron de acuerdo que la presión de los reguladores abarca muchas áreas, incluyendo la importancia de la debida diligencia del cliente, el álgido tema del beneficiario final, la evaluación del riesgo de terceros, y cómo aplicar un adecuado y certero enfoque basado en el riesgo que deje satisfecho a las operaciones de cumplimiento y también a la alta gerencia y junta directiva o consejo de administración.

Lo viejo se recicla

El lavado de dinero a través del comercio internacional se encuentra nuevamente en el centro de la escena y todavía no hay una solución definitiva para identificar adecuadamente, y frenar, cargamentos ilícitos o para descubrir grupos del crimen organizado, políticos corruptos o evasores de impuestos detrás de ellos.

Eso explicaría por qué las agencias de investigación federales estadounidenses utilizaron recientemente una alerta -orden de selección geográfica (GTO, por sus siglas en inglés)- para que unos 700 negocios y empresas en Miami estén alertas por transacciones en efectivo que puedan estar vinculadas a esquemas de lavado de dinero, además de participar en una iniciativa similar contra negocios de la moda en Los Ángeles en octubre pasado. Para explicar sobre estas medidas e investigaciones participó John Tobon, Jefe Adjunto de Homeland Security Investigations en Miami, quién explicó los enormes riesgos que presenta el TBML (como se conoce la metodología en inglés) y los esfuerzos de las agencias de ley de EE.UU. para descubrir e impedir el uso de las exportaciones-importaciones de productos y servicios para actividades delictivas.

Los profesionales de cumplimiento y encargados de realizar las investigaciones deben familiarizarse con todos los elementos y campos en los documentos que por lo general son manipulados en esquemas de TBML, no solo deben prestar atención a señales de alerta generales sino a puntos e indicativos mucho más precisos en las transacciones.

Es importante estar familiarizado con la documentación que se utiliza en las operaciones de comercio internacional y los funcionarios de cumplimiento deben pensar en todas las vulnerabilidades y falencias que presenta el sector y que pueden ser abusadas por los delincuentes financieros.

Sector bursátil

No solo los bancos deben estar atentos a la delincuencia organizada y el uso de sus sistemas para mover recursos ilícitos. Varios oradores en distintas sesiones, como por ejemplo el sector bursátil, que por lo general no acepta dinero en efectivo, corren el riesgo de que si aceptan tarjetas prepagadas, de débito o crédito para participar en transacciones y colocan esos fondos en las plataformas, esa vulnerabilidad puede permitir a los delincuentes mover fondos de dudosa procedencia hacia y desde el sector más fácilmente.

Otro sector que analizó algunas de sus vulnerabilidades frente al abuso de la delincuencia financiera fue el sector de bienes raíces, en especial debido al enorme riesgo que presenta la posibilidad de adquirir propiedades y otros activos mediante el uso de dinero en efectivo.

Riesgo de Terceros

En la sesión sobre las mejores prácticas para administrar el contagio de los riesgos de proveedores y otros terceros, Javier Frutos, CEO de GRC Compliance & Technology, en Panamá y España, Enrique Rojas Solís, y Luis Eduardo Daza Giraldo, Profesor de la Pontificia Universidad Javeriana en Colombia, explicaron cómo las distintas entidades bajo supervisión se han visto obligadas a elevar el nivel de escrutinio y vigilancia de terceras partes. Una enorme cantidad de compañías han experimentado una presión increíble para dedicar mucho más tiempo en procesos de debida diligencia en relación con proveedores, agentes y otros –y sus beneficiarios reales—y a dedicar mucho más tiempo para poder determinar que estos terceros no sean parte del andamiaje de la delincuencia organizada o no sean, sin saberlo, abusados por organizaciones criminales para infiltrarse en las operaciones de las organizaciones financieras.

Todas las compañías deben identificar los terceros con los que realiza operaciones y considerar un enorme abanico de riesgos, algunos de los cuales no son tan obvio. Una tendencia está creciendo para mejorar los procesos de aceptación y monitoreo de terceros y para conocer en profundidad los elementos decisivos para incluir en la administración de riesgos de terceros.

Varios oradores señalaron que los bancos necesitan controlar con mayor detenimiento los giros en busca de señales de alerta y actividades que vayan más allá del lavado de dinero, actividades como corrupción, trata de personas, evasión fiscal, manipulación de precios, etc.

La próxima semana continuamos con un repaso sobre algunos de los puntos más sobresalientes en 3 días de conferencia con más de 30 oradores expertos de todo el continente.