Alianza comercial arroja luz sobre el lavado de dinero basado en el comercio, el delito financiero “menos entendido”

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

La Cámara de Comercio Internacional (ICC por sus siglas en inglés) y el Grupo Wolfsberg han lanzado unas iniciativas para ayudar a los bancos y corporaciones a identificar y prevenir mejor el lavado de dinero a través del comercio internacional (TMBL, por sus siglas en inglés), lo que ellos llaman el delito financiero “menos entendido” que facilita el movimiento y la limpieza de un estimado de cientos de miles de millones de dólares al año.

La alianza de ICC con Wolfsberg Group y Bankers Association for Finance Trade (BAFT) establece lineamientos y ofrece recomendaciones para los gobiernos y el sector privado para combatir de manera más efectiva este desafío internacional.

El desafío de frenar TBML se magnifica por el contexto global donde participan múltiples partes en el que tienen lugar las transacciones comerciales. Fuera de los propios importadores y exportadores, ninguna de las partes tiene una visión completa de las transacciones comerciales, y los bancos brindan financiamiento tradicional y mitigación de riesgos en no más del 20% de las transacciones comerciales mundiales. A medida que aumenta el volumen de las “transacciones de cuenta abierta” no tradicionales, cada vez es más difícil controlar las operaciones. Esto se debe al hecho de que las transacciones facilitadas a través de productos bancarios tradicionales proporcionan una mayor visibilidad de las operaciones subyacentes.

En un esfuerzo por arrojar luz sobre el TBML, que a menudo se considera uno de los delitos financieros menos comprendidos, la Comisión Bancaria de la ICC, el Grupo Wolfsberg y BAFT han lanzado un breve video de sensibilización que puede ser visto en la página de la ICC.

El video complementa los Principios de Financiamiento del Comercio 2017 de las tres organizaciones, está destinado a abordar la debida diligencia requerida por las instituciones financieras mundiales y regionales de todos los tamaños en la financiación del comercio internacional. El documento de 2017 también incluye recomendaciones sobre cómo los gobiernos, los bancos y otras partes interesadas en la financiación del comercio pueden trabajar mejor juntos para contrarrestar la amenaza de los delitos financieros.

Rob Wainwright, Director Ejecutivo de Europol, dijo: “el lavado de dinero basado en el comercio es una forma muy efectiva de mezclar grandes volúmenes de ganancias criminales con fondos legítimos, pero también de trasladarlos fuera del país de actividad a través de transacciones comerciales. TBML es muy atractivo para los grupos del crimen organizado y es muy difícil de identificar e investigar debido a su naturaleza y complejidad transnacionales. Casos recientes han puesto de relieve los sofisticados métodos utilizados para explotar las complejas cadenas de suministro del comercio internacional a fin de lavar activos delictivos. Doy la bienvenida a este video como una herramienta útil para crear conciencia sobre este importante tema”.

Mientras que algunos bancos han tratado de mitigar el TBML introduciendo controles cada vez más estrictos sobre la provisión de financiamiento comercial, esto ha llevado, en algunos casos, a un riesgo evitable, contribuyendo a una ‘brecha financiera comercial’ para las compañías y regiones que necesitan financiamiento. Esto ha tenido un impacto adverso en la actividad comercial legítima, particularmente con respecto a las pequeñas y medianas empresas e instituciones financieras en el mundo en desarrollo.

Como se establece en el documento de 2017, la Comisión Bancaria de la ICC considera que los bancos pueden y deben seguir siendo un socio importante para aquellos involucrados en el comercio internacional y deben mejorar sus estándares y controles para detectar y prevenir la actividad TBML. Sin embargo, debido a la falta de una visión total de la mayoría de las transacciones comerciales, no es probable que esto tenga un impacto significativo.

La mitigación exitosa de TBML requiere una mayor colaboración e intercambio de información entre otros actores clave del comercio internacional en los sectores público y privado. Estos incluyen transportadores marítimos, aerolíneas, camioneros, autoridades portuarias y aduaneras, empresas y agencias de aplicación de la ley.

Daniel Schmand, presidente de la Comisión Bancaria de la ICC, señaló: “Si bien abordar el lavado de dinero a través del comercio internacional es siempre complejo, se vuelve aún más difícil dado que los delincuentes reconocen y entienden los controles bancarios y, por lo tanto, trabajan para garantizar que sus actividades no sean detectadas El comercio documental, a diferencia de las transacciones de cuenta abierta, brinda transparencia adicional a las transacciones. Un enfoque de colaboración en este espacio es fundamental para el futuro de la detección de delitos financieros”.