Una nueva compañía en EE.UU., del sector de defensa, es acusada de infringir la ley anticorrupción

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Hace un par de semanas una agencia estadounidense volvió a acusar a una nueva compañía de EE.UU., FLIR Systems Inc., por haber violado la ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés) por haber pagado regalos y viajes personales para funcionarios gubernamentales en países de Medio Oriente que jugaron un papel clave en la toma de decisiones para comprar productos de la compañía, que ganó más de US$7 millones producto de las ventas influenciadas por los regalos y viajes indebidos.

FLIR, que desarrolla tecnología de infrarrojos para su uso en binoculares y otros productos y sistemas de detección, acordó resolver las acusaciones de la  Comisión de Bolsa y Valores de EEUU, SEC, con el pago de más de US$ 9,5 millones. La compañía también tiene la obligación de informar sobre sus esfuerzos de cumplimiento de la FCPA a la agencia durante los próximos dos años. La SEC ya había acusado previamente a dos empleados de FLIR.

«Los controles financieros deficientes de FLIR no lograron identificar y detener las actividades de los empleados que actuaron como agentes de viajes de facto de influyentes funcionarios extranjeros para viajar por todo el mundo con el dinero de la compañía», dijo Kara Brockmeyer, Jefa de Unidad de la FCPA de la División de Cumplimiento de la SEC en un comunicado.

De acuerdo con el orden, la compañía contaba con pocos controles internos para regalos y viajes en sus oficinas de ventas en el extranjero. Dos empleados en su oficina de Dubai regalaron relojes caros a funcionarios del Ministerio del Interior del gobierno de Arabia Saudita, y arreglaron para que la empresa pagara una excursión de 20 noches para las autoridades saudíes que incluyó paradas en Casablanca, París, Dubai, Beirut y Nueva York. El valor de los regalos y la extensión y naturaleza del viaje se registraron falsamente en los libros y registros de FLIR como legítimos gastos comerciales, y los controles internos de la compañía no lograron descubrir los pagos indebidos a pesar de la documentación que sugería que se estaban ofreciendo viajes y regalos extravagantes.

La orden de la SEC determinó que entre 2008 y 2010 FLIR pagó aproximadamente US$ 40.000 en viajes adicionales por parte de funcionarios del gobierno de Arabia Saudita, incluyendo varios viajes de fin de año a Dubai con pasaje aéreo, hotel y cenas y bebidas onerosas.

FLIR auto-reportó la conducta indebida ante la SEC y cooperó con la investigación de la agencia estadounidense. FLIR consintió sin admitir o negar las conclusiones y acordó pagar una restitución de US$ 7.534.000, intereses por US$ 970.584 y una multa de US$ 1 millón por un total de US$ 9.504.584.