El regulador financiero del Reino Unido advierte sobre el débil cumplimiento de las empresas de pagos digitales

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Un importante regulador financiero del Reino Unido ha intensificado su supervisión de las empresas de pagos digitales debido a lo que considera un pobre historial de cumplimiento y débiles protecciones de la industria. La Autoridad de Conducta Financiera (FCA por sus siglas en inglés) dijo en un informe que está poniendo un escrutinio adicional en las compañías que ofrecen billeteras digitales debido a lo que considera insuficientes salvaguardas para los consumidores.

Algunas empresas de pagos están promocionando cuentas bancarias para los consumidores, a pesar de que esas empresas no están cubiertas por protecciones que les permitan a los consumidores presentar reclamos de compensación si la empresa cae, dijo la FCA.

El riesgo es uno de los varios identificados por la FCA en su informe anual sobre mercados financieros.

«Estamos comprometidos a reducir el daño en los mercados que regulamos», dijo Christopher Woolard, director ejecutivo de estrategia y competencia de la FCA, en un comunicado. «Nuestro análisis de los mercados asegura que lo hagamos de manera efectiva, ayudándonos a decidir dónde enfocar nuestra atención».

Según la FCA, los consumidores podrían experimentar una pérdida financiera si una empresa de pagos que no cuente con las garantías adecuadas experimenta un fracaso. La agencia está monitoreando las promociones de las empresas para asegurarse de que cumplan con las regulaciones financieras, dijo en el informe. «Estas preocupaciones han resultado en que adoptemos un enfoque preventivo en nuestra supervisión de estas empresas», dijo la FCA en su informe.

La FCA es desde este año el regulador ALD/CFT para las empresas que realizan ciertas actividades con criptoactivos en virtud del Reglamento modificado de Lavado de Dinero, Financiamiento del Terrorismo y Transferencia de Fondos 2017 (MLR).

Entre algunos de las conclusiones del informe, la FCA determina que, por ejemplo, el crecimiento de las Fintech, junto con Big Tech (Amazon, Google, Facebook, etc.), está remodelando la experiencia del cliente, pero plantea desafíos para la regulación y la supervisión. La creciente participación de los nuevos jugadores en servicios financieros puede hacer que la responsabilidad y la rendición de cuentas sean más complicadas.

Esto pone en tela de juicio la idoneidad para las protecciones de los consumidores. Los consumidores también pueden desconocer si las protecciones regulatorias se aplican a ciertos productos. La inversión global de los bancos minoristas en Fintechs se duplicó en 2018, llegando a £ 85.600 millones (US$111.000 millones aproximadamente) con 2.196 acuerdos.

La innovación influye continuamente en cómo los clientes se involucran con los servicios financieros.

El surgimiento de plataformas digitales y “roboadvice” brinda oportunidades para alentar a los consumidores y las empresas a ser más activos en su planificación financiera. Estos cambios pueden mejorar la experiencia o la seguridad de los clientes, pero también podría presentar desafíos para la supervisión y el perímetro de lo que está y no está regulado.

Nuevas tecnologías y maneras de interactuar

Las nuevas tecnologías y formas de interacción pueden hacer que las empresas se vuelvan vulnerables al cibercrimen, el fraude e interrupciones tecnológicas, pero también pueden conducir a mejoras en estas áreas. La rápida innovación y los cambios han generado dudas sobre la idoneidad de los controles de las nuevas empresas para proteger los fondos de los clientes y evitar el mal uso de sus sistemas para la comisión de delitos financieros, incluido el fraude. Preocupa a la FCA la publicidad en las redes sociales sobre el fácil acceso a inversiones de alto riesgo o productos de crédito.

  • Los incidentes cibernéticos están creciendo en número, alcance y sofisticación. Datos recientes revelan que las empresas informaron un aumento del 7% en las violaciones de tecnología en el año 2018 a 201.924, aunque esto podría deberse en parte a una mayor conciencia. Es posible que las empresas no estén probando cambios en sus sistemas antes de implementarlos y que no estén invirtiendo lo suficiente en seguridad cibernética y tecnología, lo que aumenta la probabilidad de fallas. Mientras las empresas trabajan para prevenir ataques e interrupciones, los incidentes de alto perfil demuestran la importancia de la inversión y la coordinación entre las empresas y los reguladores.
  • En todas las clases de activos, las empresas confían cada vez más en proveedores de servicios de terceros, incluidos para los servicios críticos, como la computación en la nube o el middleware. La contratación externa a especialistas puede aumentar la capacidad de recuperación y la seguridad, pero algunos proveedores de servicios externos pueden tener una seguridad, controles y supervisión menos estrictos.
  • La publicidad en redes sociales de inversiones de alto riesgo y canales de distribución de crédito y en línea que brindan un acceso más fácil hace más difícil que los consumidores distingan entre proveedores creíbles y legítimos de ardides fraudulentos o productos de alto riesgo.