Avianca abre investigación por posibles sobornos revelados por Airbus

Facebooktwitterredditlinkedinmail

Luego de conocerse el acuerdo suscrito entre el fabricante de aviones Airbus y las autoridades de Francia, Reino Unido y Estados Unidos, en relación con los resultados de una investigación presuntos sobornos realizados por la compañía fabricante de aeronaves en el que se menciona a Colombia, Avianca anunció la apertura de un proceso de investigación interno.

Airbus pagó US$4.000 millones para llegar a un acuerdo por acusaciones de soborno global y prácticas comerciales con las autoridades de Francia, Reino Unido y EE.UU. hace dos semanas después de una investigación de ocho años iniciada por un denunciante británico.

La aerolínea colombiana Avianca ha contratado a un bufete de abogados para llevar a cabo una investigación interna independiente sobre su relación con Airbus, después de que la aerolínea fuera vinculada a la extensa investigación sobre presuntos sobornos relacionados con el fabricante de aviones. El bufete de abogados internacional, Ropes & Gray, será el encargado de realizar la investigación interna independiente sobre el vínculo comercial entre Avianca y Airbus con el propósito de determinar de esta manera “si fue víctima de actuaciones indebidas o ilegales”.

Una investigación conjunta de la Fiscalía Financiera Nacional francesa (PNF), la Oficina de Fraudes Graves británica (SFO) y el Departamento de Justicia de EE.UU. (DOJ) puso en evidencia las prácticas fraudulentas en campañas de venta por parte del fabricante de aviones en Colombia, China, Corea del Sur, Rusia, Nepal, Taiwán y Emiratos Árabes Unidos. Las autoridades francesas han revelado que los pedidos de Airbus de aerolíneas como Avianca, Air Arabia, Korean Air, China Airlines y Nepal Airlines han sido analizados como parte de la investigación sobre la supuesta falla del fabricante de aviones para evitar actos de soborno.

Airbus acordó pagar una multa de 3.600 millones de euros para resolver el caso que, en su mayoría, casi 2.100 millones de euros, ha sido impuesta por el poder judicial francés, que comprende una devolución de ganancias de 1.050 millones de euros y una multa de 1.030 millones de euros.

La declaración de hechos francesa emitida como parte del acuerdo judicial de interés público por el Parquet National Financier presenta las evidencias para respaldar sus acusaciones.

Su investigación sobre la relación de Avianca se centra en las circunstancias que rodearon su pedido de 100 aviones A320neo en 2015.

Avianca señala que ha contratado al bufete de abogados Ropes & Gray para llevar a cabo una investigación interna sobre su relación con Airbus y si han existido irregularidades. La compañía agrega que «colaborará plenamente» con las autoridades pertinentes.

«La divulgación de Airbus contiene información profundamente preocupante sobre presuntas acciones de un individuo en Avianca en el período anterior a marzo de 2016», señaló el presidente y CEO de Avianca Holdings, Anko van der Werff.

«Todos los miembros de la administración actual de la compañía rechazamos enfáticamente cualquier actuación o comportamiento que no refleje integridad y transparencia en el mundo corporativo, y en particular en nuestra organización», afirmó el presidente, citado en un comunicado.

La documentación francesa expresa sospechas sobre la actividad de Airbus durante una campaña para China Airlines, que ordenó A350 en 2008. Se refiere a que el fabricante de aviones contemplando «varios arreglos legales y financieros cuya complejidad y opacidad estaban claramente destinadas a permitir la transferencia de fondos con total discreción».

La documentación también se refiere a la evidencia de «compensación oculta» en relación con tempranos pedidos de A320 de la aerolínea Air Arabia de los Emiratos Árabes Unidos, así como a supuestos pagos que siguieron a los pedidos de A330 de Korean Air a fines de la década de 1990.

Para cada uno de los casos descritos, Parquet National Financier dice que «considera que estos hechos podrían constituir el delito de soborno».